Publicaciones
DEPARTAMENTO DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA
HISTORIA ANTIGUA DEL CERCANO ORIENTE – FUENTES EGIPCIAS
Por Maximiliano Molocznik (*)
 

Fuente Egipcia Nº 1
FUENTE CLÁSICA
TESTIMONIO DEL EGIPCIO MANETÓN

73. Comenzaré primero por los escritos de los egipcios. No puedo citar sus libros mismos pero he aquí que Manetos , que era de raza egipcia, autor manifiestamente iniciado en la cultura griega, pues escribió en griego la historia de su patria, traducida –como él mismo lo dice- de las tablillas sagradas, y sobre los muchos puntos de la historia de Egipto reprocha a Heródoto el haber alterado la verdad por su ignorancia.
74. Así pues, este Manetos escribe sobre nosotros en el segundo libro de la Historia de Egipto. Citaré en sus propias palabras como si lo presentara a él mismo como testigo :
75. ‘Tutimaios , bajo su reinado y sin saber cómo la cólera divina sopló contra nosotros y de improviso, del Oriente, un pueblo de raza desconocida tuvo la audacia de invadir nuestro país y sin dificultad y sin combate se apoderó de él, a la fuerza.
76. Se apoderaron de los jefes, incendiaron salvajemente las ciudades, arrasaron los templos de los dioses y trataron a los indígenas con extremada crueldad, degollando a unos y llevando como esclavos a los hijos y a las mujeres de los demás.
77. Por último, hasta hicieron rey a uno de los suyos llamado Salitis. Este príncipe se estableció en Menfis, imponiendo tributos sobre el alto y el bajo país y dejando una guarnición en los lugares más convenientes. Sobre todo fortificó las regiones del este, pues preveía que los asirios, cuando llegasen a ser más poderosos, atacarían (por ahí) su reino .
78. Como había encontrado en el nomo sethroita una ciudad de una posición muy favorable, situada al este del brazo bubastita, llamada –según la antigua tradición teológica- Avaris , la reconstruyó y la fortificó con muy sólidas murallas; además instaló allí una multitud de soldados pesadamente armados, doscientos cuarenta mil más o menos, para guardarla.
79. Durante el verano iba allí tanto para medir su trigo y pagar su soldada para ejercitarlos cuidadosamente en maniobras para atemorizar a los extranjeros. Después de un reinado de diecinueve años, murió.
80. Después de un segundo rey llamado Bnon, ocupó el trono cuarenta y cuatro años. Su sucesor Apakhnas reinó treinta y seis años y siete meses, luego Apofis sesenta y un años y Annas cincuenta y un años y un mes.
81. Después de estos, Assis, cuarenta y nueve años y dos meses. Tales fueron entre ellos los seis primeros príncipes, a cual (de ellos) más ávido en destruir hasta la raíz al pueblo egipcio.
82. Se llamaba al conjunto de esta nación Hicsos, es decir, reyes pastores. Porque Hic en la lengua sagrada significa rey, y Sos quiere decir en singular y en plural, en lengua vulgar, pastor; la reunión de estas palabras forma Hicsos.
83. Algunos dicen que eran árabes. En otra copia se dice que la expresión ‘hic’ no significa reyes sino que indica, por el contrario, pastores cautivos. Pues ‘hic’ en egipcio y ‘hac’ con una aspirada, tendrían propiamente el sentido de cautivos. Esta explicación me parece más verosímil y más conforme a la historia antigua .
84. Estos reyes nombrados más arriba, los de los pueblos llamados pastores y sus descendientes , fueron amos de Egipto –según Manetos- durante quinientos once años.
85. Luego los reyes de la Tebaida y del resto del Egipto se sublevaron contra los Pastores; entre ellos estalló una guerra importante y muy larga.
86. Bajo el rey que es llamado Misfragmuthosis , los pastores vencidos –dice- fueron expulsados de todo el resto de Egipto y encerrados en un lugar que contenía en su perímetro diez mil aruras : este lugar se llamaba Avaris .
87. Según Manetos, los pastores la rodearon completamente de una muralla alta y fuerte para guardad en lugar seguro todos los bienes y su botín.
88. El hijo de Misfragmuthosis, Thutmosis, trató de someterlos por medio de un cerco y los sitió con cuatrocientos ochenta mil hombres. Al final, renunciando al sitio concluyó con ellos un tratado según el cual debían abandonar Egipto y partir todos sanos y salvos a donde quisieran .
89. Según lo convenido, los Pastores con toda su familia y sus bienes, en número de doscientos cuarenta mil por lo menos salieron de Egipto y a través del desierto se encaminaron hacia Siria.
90. Temiendo el poderío de los asirios que en esa época eran señores de Asia, construyeron en el país llamado hoy Judea una ciudad que fuera bastante para tantos miliares de hombres y la llamaron Jerusalén.
91. En otro libro de la historia de Egipto, Manetos refiere que ese pueblo llamado los Pastores era signado con el nombre de “Cautivos” en sus libros sagrados. Y dice la verdad. Pues para nuestros antepasados más remotos era una costumbre hereditaria hacer pastar los rebaños y su vida nómade los hizo llamarse así, pastores.
92. Por otra parte, y no sin razón se los llamó Cautivos en los anales de los egipcios, puesto que nuestro antepasado José dijo al rey de Egipto que era cautivo y más tarde hizo vender a sus hermanos a Egipto, con permiso del rey’.
Traductores: Blanca Tausend y Ana María Fund Patrón

 

Fuente Egipcia Nº 2
IV DINASTÍA
LA PROFECÍA DE NEFERTY


El Rey hace llamar a Neferty

Había una vez la Majestad del rey del Alto y Bajo Egipto, Snefru, justificado, que era rey bienhechor en todo este país; ocurrió en uno de esos días que el consejo de la residencia (real) entró al palacio –que viva, esté próspero y sano- para presentarle los saludos. Y (luego) salieron después de haberle presentado sus saludos, como era costumbre hacerlo diariamente. Su Majestad –que viva, esté próspero y sano- dijo entonces al canciller que estaba junto a él: “Apresúrate y tráeme al consejo de la residencia que acaba de salir de aquí, después de haber presentado todos los saludos en este día”. Fueron introducidos ante su Majestad. Entonces se estiraron sobre su vientre por segunda vez ante su Majestad y ésta les dijo: “Camaradas, os he hecho llamar para que de entre vuestros hijos me busquéis uno que esté lleno de sabiduría, o entre vuestros hermanos uno que sea eminente, o entre vuestros amigos, uno que haya realizado alguna hazaña digna, (un hombre en fin) que sea capaz de decirme algunas bellas palabras y frases escogidas, que mi Majestad gozará de escuchar”.
Entonces, se estiraron nuevamente sobre su vientre ante su Majestad y le dijeron: “Hay un gran sacerdote ritualista de (la diosa) Bastet –oh, rey, nuestro señor- llamado Neferty; es un ciudadano de brazo valiente, es un escriba de dedos hábiles, es un rico que tiene bienes más grandes que todos sus pares. Bien estaría que fuera admitido a ver a su Majestad”. Entonces su Majestad dijo: “Id y traedlo”. Inmediatamente lo introdujeron ante su Majestad.

Neferty ante el Rey

Entonces se estiró sobre su vientre delante de su Majestad y ésta le dijo: “Ven, te lo ruego, Neferty amigo mío, para que me digas algunas bellas palabras y frases escogidas, que mi Majestad gozará de escuchar”. El sacerdote ritualista Neferty respondió: “¿Será con respecto a lo que ya ha sucedido, o a lo que habrá de suceder, soberano, que viva, esté próspero y sano, mi señor?” Y su Majestad le dijo: “Ciertamente con respecto a lo que ha de suceder; si hoy mismo (alguna cosa) ha sucedido, omítela”. Luego extendió la mano hacia el cofre (donde estaba) el estuche que contenía los útiles para escribir. Sacó un rollo de papiro y una paleta y se puso a escribir (lo que escuchó).

Las palabras de Neferty

Las palabras dichas por el sacerdote ritualista Neferty –un sabio del este (de Egipto), consagrado a Bastet en el oriente, natural del nomo heliopolitano- al meditar sobre lo que debía acontecer en el país y evocar la situación del Egipto oriental, cuando los asiáticos irrumpieron con sus fuerzas y aterrorizaron los corazones (de) los agricultores y les arrebataron sus instrumentos de labranza.

Ruina del país ante la indiferencia general

Dijo: “Conmuévete, corazón mío, y llora sobre este país donde has comenzado (a ser). Al que calla durante las calamidades, he aquí que algo le puede ser dicho a modo de reprobación. Mira, pues, el grande es (ahora) disminuido en el país donde has comenzado (a ser). No te muestres blando. Mira, estas cosas están delante de ti. Levántate contra lo que está en tu presencia. Mira, pues, los grandes están en el mismo estado que el país. Lo que ha sido hecho está como lo que no ha sido hecho (jamás). El día comienza en la iniquidad. El país está completamente arruinado, nada subsiste; no queda ni siquiera (el valor del) negro de la uña de lo que (le) fue (primitivamente) atribuido. Este país está destruido y no hay quien se preocupe por él, nadie que hable (de él), ningún ojo que llore (sobre él).

Perturbación del Cosmos

¿Cómo será, pues, este país? El disco solar estará cubierto, no brillará más y los hombres no podrán verlo, ya no habrá más vida puesto que las nubes (la) taparán. Y los hombres estarán consternados por su ausencia. Diré lo que ha de acontecer, no anunciaré lo que no ha llegado aún. Los ríos de Egipto están secos, se los cruzará a pie. Se buscará el agua en el cual los barcos podrán navegar; el lecho (por donde corría) se transformará en ribera; la ribera será recubierta de agua. El viento del sur se opondrá al viento del norte; el cielo ya no estará más bajo el dominio de un viento único.

Los extranjeros en Egipto

Un pájaro de origen extranjero incubará en los pantanos del Delta, después de haber hecho (su) nido en la vecindad de los hombres, los hombres lo dejarán acercarse en su desesperación.
Toda cosa buena ha desaparecido: los ricos pantanos que eran escenario de caza y abundaban en peces y aves. Todas las cosas buenas se han ido y el país está sumido en la miseria, a causa del alimento que es tomado por los beduinos que recorren el país.
Los enemigos han aparecido en el este, los asiáticos han descendido a Egipto. El palacio estará en la miseria, nadie (lo) socorrerá, ningún protector escuchará. Se demorarán... durante la noche; se penetrará en los harenes; se (ahuyentará) el sueño de mis ojos mientras esté acostado, diciendo: “Estoy despierto”. Los animales del desierto beberán en los ríos de Egipto; tomarán el fresco sobre sus riberas, en ausencia de alguien que los haga huir... ... Este país estará agitado y el desenlace que sobrevendrá no será conocido permaneciendo escondido para la palabra, la vista, el oído. (Se) está sordo y (se) permanece callado ante (eso).

Disputas sociales

Te muestro el país todo convulsionado: lo que no se había producido (antes) se produce (ahora). Se toman las armas de combate y el país vive en el desorden. Se hacen puntas de flecha y se pide pan en medio de la sangre. Se ríe con risa dolorosa. Ya no se llora por la muerte. Cada uno sólo tiene pensamientos para sí mismo. No se hacen más ceremonias de duelo: el espíritu se ha alejado de eso completamente. Un hombre permanece sentado en su rincón, teniendo pensamientos sólo para sí mismo, mientras que un individuo está por matar a otro.
Te muestro al hijo como enemigo, al hermano como adversario, un hombre que mata a su propio padre. Todas las bocas están llenas de “Ámame”. Todas las cosas buenas se han ido. El país está en ruinas; hay leyes promulgadas en contra de su interés. Hay escasez de objetos fabricados; se está privando de lo que se encontraba (antes). Lo que ha sido hecho es como lo que no ha sido hecho (jamás). Se quitan los bienes de uno y se los da a otro que viene de afuera.

Catástrofe general

Te muestro al rico en la indigencia, mientras que el extranjero está satisfecho. Aquel que no debía llenar por sí mismo (sus graneros) está (ahora) desprovisto de recursos. Se /mira/ con odio (a los) propios conciudadanos, al extremo de hacer callar la boca al que habla.
Se contesta a una palabra, con un brazo armado de un bastón, la gente (dice): “No lo mates”. Una charla es sentida como fuego: no se tolera lo que proviene de la boca (de otro). El país está empobrecido y sus dirigentes son numerosos; la tierra está desprovista, y sus impuestos son elevados. Escaso es el grano, grande es la medida, y se mide haciéndola desbordar.
Ra se separará de los hombres. Se levantará en verdad a su hora (pero) no se sabrá que es mediodía, no se distinguirá la propia sombra. El rostro no se deslumbrará cuando se /le/ mire, y los ojos se humedecerán: será en el cielo como la luna. (Sin embargo) el movimiento normal (del sol) /no será/ perturbado; los rayos (de la luna) se abrirán a la vista en su condición anterior.
Te muestro el país todo convulsionado. El que tenía un brazo débil es (ahora) poseedor de un brazo fuerte. Se saludará al que (antes) lo saludaba a uno. Te muestro al inferior (colocado) ahora por encima del superior, lo que estaba vuelto sobre la espalda está (ahora) vuelto a (sobre) el vientre. Se vive en el cementerio. El pobre adquirirá grandes tesoros... ...Es gente humilde la que come los panes (de ofrenda). Y los servidores son enaltecidos. Se excluye que el nomo heliopolitano deba ser el país de todos los dioses.

Anuncio de un rey salvador

Pero he aquí que surgirá del sur un rey llamado Ameny, justificado. Es el hijo de una mujer de Ta-sety, es un hijo del Alto Egipto. Recibirá la corona blanca (del Alto Egipto) y llevará la corona roja (del Bajo Egipto); unirá las Dos Poderosas (coronas) y clamará a las Dos Señoras con lo que ellos aman, el... en (su) puño y el remo en...
Regocijaos, hombres de su tiempo. El hijo de un hombre se hará un renombre para la eternidad y para siempre. Los que han caído en el mal y han tramado la rebelión han hecho callar sus bocas por temor a él. Los asiáticos caerán ante su llama. Los enemigos estarán supeditados a su cólera y los rebeldes a su poderío, el ureus que está en (su) frente pacificando para él a los rebeldes.
Se construirán los Muros del príncipe –que viva, esté próspero y sano- y ya no se permitirá que los asiáticos desciendan a Egipto. De aquí en adelante pedirán agua al modo habitual, para permitir beber a sus rebaños. El derecho volverá a su lugar, la iniquidad habiendo sido echada afuera. Se alegrará el que llegue a ver (esto) y se encontrará entonces al servicio del rey.
Un sabio verterá para mí una libación cuando compruebe que lo que he dicho se ha realizado.

Traductor: Cristina Laplaza

Fuente Egipcia Nº 3
V DINASTÍA
MÁXIMAS DEL VISIR PTAHHOTEP

El visir Ptahhotep, se dirige al soberano y dice: “La vejez ha llegado y la chochera ha descendido. Los miembros están doloridos y estar viejo es volver a la infancia. Los ojos están hundidos y los oídos sordos. El corazón está olvidadizo y no puede recordar el ayer.
Los huesos están quejosos, en la ancianidad... ...Ordena, pues, que tu siervo se haga de un bastón para su vejez: que mi hijo ocupe mi lugar y que yo le instruya en el discurso de aquellos, que escucharon los consejos de los antepasados que escucharon a los dioses.”
“Que a ti sea hecho del mismo modo y la injusticia extirpada del pueblo para que los dos países te sirvan” .
Dijo su majestad: “Instrúyele primero en el discurso. Que sea un modelo para los hijos de los grandes. Entre en él la obediencia y toda concepción del que le habla. No hay niño que sepa por sí solo”.
Y tras este rodeo aparece el título del libro: “Comienzo de las sentencias de buenas (útiles) palabras, que el visir Ptahhotep pronunció como uno que instruye al ignorante para saber (y) para las reglas del buen decir, como cosa saludable para el que las acate, como cosa dañosa para el que las viole”.
I. “No seas arrogante por razón de tu sabiduría, y no confíes (demasiado) en tu calidad de hombre sabio. Toma consejo con el ignorante como con el sabio, porque los límites del arte no pueden ser alcanzados y ningún artista posee plenamente su habilidad (técnica).”
V. “Si eres un jefe (caudillo) que da órdenes a la multitud, aspira a toda excelencia, para que tu conducta esté libre de falta”.
X. “Si la desgracia te conduce a servir a un hombre de posición, uno que está bien visto junto al dios, y estás enterado de su humilde condición anterior, no eleves tu corazón por lo que sabes de su estado anterior. Reveréncialo conforme a lo que le ha acontecido, porque la fortuna no viene por sí sola; el dios es el que hace al hombre de posición”.
XVII. “Si eres un dirigente, sé paciente, cuando escuchas al suplicante. No lo rechaces hasta que haya abierto su interior respecto de lo que desea hablarte. El afligido se regocija cuando ha cumplido del todo, por lo que ha venido. Si alguien llega a rechazar al suplicante, se dice: ¿Por qué procede así? No es (necesario) que todo lo que ha pedido se satisfaga; la atención benevolente aquieta el corazón”.
XVIII. “Si quieres hacer duradera la amistad en un hogar en que eres admitido como maestro, como hermano o como amigo, en todo lugar que entres, evita aproximarte a las mujeres. El lugar en que ellas están no es bueno. Por tal cosa un millar se va a la perdición. La gente se entontece por sus miembros brillantes... y ¡oh! Se han vuelto piedras-HERSET (opacas?). Un poco cosa, una nada, como un sueño y la muerte viene como el fin...”
XIX. “Si quieres que tu conducta sea buena, que te preserves de todo mal, cuídate de la codicia, que es una enfermedad incurable. Subsiste el hombre cuya regla de conducta es lo recto y que anda conforme a su curso. Se hace una fortuna con ello, pero el codicioso se queda sin sepulcro” .
XXII. “Reparte entre tus clientes de lo que te ha tocado como parte. No hay nadie que sepa cómo le irá cuando piensa en el mañana. Si la desgracia cae sobre los favorecidos, todavía quedan los clientes que les dirán: Bienvenidos”.
XXX. “Si te has engrandecido, después de haber sido de poca monta, y te has conseguido sustancia (una posición, medios), después que estuviste necesitado en la ciudad que conoces , no te olvides cómo te fue en tu tiempo pasado. No te fíes en tus riquezas, que te han aumentado como un don d dios. No eres mejor que otro que es tu igual, a quien le ha sucedido lo mismo”.

Tomado de Rosenvasser, A., Las Ideas Morales del Alto Egipto,
F. F. y L., UBA, 1973.
Inst. de Historia Antigua Oriental.
Serie Bibliográfica Nº 15.


Fuente Egipcia Nº 4
V DINASTÍA
LA ENSEÑANZA DE Ptahhotep

(I=4, I) Enseñanza del Intendente de la Ciudad, el Visir Ptahhotep, bajo la majestad del rey Isesi, quien vive por toda la eternidad.
El intendente de la ciudad, el Visir Ptahhotep dijo:

Oh, rey, mi señor;
La edad está aquí, la vejez llegó,
La debilidad vino, la fragilidad crece,
(10) /como un niño/ uno duerme todo el día.
Los ojos están empañados, los oídos sordos,
La fuerza decrece por la fatiga,
La boca, silenciosa, no habla,
El corazón, vacío, no evoca el pasado,
Los huesos duelen en todo el cuerpo.
Lo bueno se ha vuelto malo, todo gusto se ha perdido,
(20=5, 2) lo que la vejez hace a la gente es malo en todo respecto.
La nariz, obstruida, no respira,
Pararse y sentarse resultan dolorosos.

Que a este siervo se le ordene ser un bastón para su vejez,
(30) de manera que le diga las palabras de aquellos que han escuchado,
los caminos de los antecesores,
quienes han obedecido a los dioses.
Que lo mismo sea hecho para ti,
De manera que la disputa sea desterrada del pueblo,
Y las dos tierras puedan servirte.
Dijo la majestad de este dios:
Instrúyelo entonces en los dichos del pasado,
Que él se convierta en un modelo para los hijos de los grandes,
(40) que la obediencia entre en él,
y la devoción del que le habla,
nadie nace sabio.

Comienzo de las fórmulas de excelente discurso dichas por el Príncipe, Conde, Padre del Dios, amado del Dios, Hijo primogénito del Rey, de su cuerpo, Intendente de la ciudad / Visir Ptahhotep, para la instrucción del ignorante en el conocimiento y en el modelo del discurso excelente, como provecho para el que escuche, (50) como pesar para el que lo descuida. Habló a su hijo:

1. No seas arrogante por tu sabiduría,
Consulta al ignorante y al sabio;
Los límites del arte no se alcanzan,
Ninguna habilidad del artista es perfecta;
El buen discurso está más oculto que la diorita,
Aún así puede ser encontrado entre las sirvientas (que trabajan) en las piedras de moler.
..............................................................................................................................................................................

4. Si tú encuentras un contendiente en acción,
un hombre inferior, no tu igual,
no lo ataques porque es débil,
déjalo solo, él se refutará a sí mismo.
No le respondas para aliviar tu corazón,
No te desahogues contra tu oponente.
(81=6, 3) Desgraciado es quien injuria a un hombre de poco mérito
se deseará hacer lo que tú deseas,
tú lo derrotarás a través de la censura de los magistrados.
..............................................................................................................................................................................

5. Si tú eres un hombre que manda,
Que controla los asuntos de la mayoría,
Busca todo acto beneficioso,
Que tu conducta sea intachable.
Grande es la justicia, duradera en efecto,
Incontrovertible desde el tiempo de Osiris.
(90) Se castiga al trasgresor de las leyes,
aún cuando el codicioso pase esto por alto;
la bajeza puede adquirir riquezas,
pero el crimen nunca paga;
a fin de cuentas es la justicia lo que permanece,
Se dice: “Es el terreno de mi padre”.
..............................................................................................................................................................................

7. (119=6, II) Si tú eres uno de los huéspedes
en la mesa de uno más grande que tú,
toma lo que él da así es puesto ante ti;
mira lo que está delante de ti,
no le lances muchas miradas,
no le hables hasta que él lo requiera,
uno no sabe lo que puede disgustar;
habla cuando él te dirija la palabra,
(130) entonces tus palabras agradarán al corazón...
..............................................................................................................................................................................

10. Si tú eres pobre, sirve a un hombre de valía,
para que toda tu conducta sea agradable al dios.
No recuerdes si él fue pobre alguna vez,
No seas arrogante hacia él,
Por conocer su condición anterior;
Respétalo por lo que se ha acumulado para él,
Porque la fortuna no viene por sí misma.
Es su ley para el que ellos (los dioses) aman,
Es el dios el que lo hace notable,
Y lo protege mientras duerme.
..............................................................................................................................................................................

13. (220=8,2) Si tú estás en la antecámara,
Ponte de pie y siéntate como corresponde a tu rango,
El cual te fue asignado desde el primer día.
No traspases los límites – se te hará volver atrás,
Atento es el rostro para el que entra anunciado,
Es espacioso el asiento del que fue llamado.
La antecámara tiene una regla,
Todo comportamiento es medido;
Es el dios el que da prosperidad,
(231) el que usa los codos no es ayudado.
..............................................................................................................................................................................

17. Si tú eres un hombre que dirige,
escucha calmadamente el discurso de uno que suplica;
no le impidas purgar su cuerpo,
de lo que él planeó decir.
Un hombre en desgracia quiere volcar su corazón,
Más que ganar su caso.
(273) Acerca del que detiene una petición,
se dice: “¿Por qué la rechaza?”,
no todo lo que se pide puede ser otorgado,
pero una buena audiencia apacigua el corazón.
..............................................................................................................................................................................

24. (362) Si tú eres un hombre de valía,
que se sienta en el consejo de su señor,
concentra tu atención en la excelencia,
tu silencio es mejor que la charla.
Habla cuando tú sepas que tienes una solución,
Es el experimentado el que tiene que hablar en el consejo;
Hablar es más difícil que todo otro trabajo,
El que lo comprende le saca partido.
..............................................................................................................................................................................

26. (399) No te opongas a la acción de un gran hombre,
no hostigues el corazón del que está agobiado;
si él se enfada con el que lo frustra,
el Ka (del señor) se apartará de quien lo ama.
Aún así él es el proveedor junto con el dios,
Lo que él desea debe ser hecho para él......
..............................................................................................................................................................................

30. (428) Si tú eres grande después de haber sido humilde,
has ganado riqueza después de haber sido pobre,
en el pasado, en una ciudad que tú conoces,
/Conociendo/ tu primera condición,
no pongas confianza en tu riqueza,
la cual vino a ti como regalo de dios;
a fin que no quedes atrás de uno igual que tú
a quien ocurrió lo mismo.

31. (441) Inclínate ante tu superior,
tu supervisor del palacio;
entonces tu casa se mantendrá rica,
tus recompensas estarán en su justo lugar.
Desgraciado es el que se opone a su superior,
Uno vive mientras él es benigno,
Descubrir el brazo no perjudica a esto.
..............................................................................................................................................................................

36. Corrige con firmeza, disciplina sanamente
Entonces la represión del delito se transforma en ejemplo;
Castigar excepto por un delito
Vuelve al querellador en enemigo.
..............................................................................................................................................................................

EPÍLOGO

Si tú atiendes a lo que yo digo,
Todos tus asuntos prosperarán;
En su verdad reside su valor,
Su memoria perdura en las palabras de los hombres,
A causa del mérito de sus preceptos;
Si cada palabra es mantenida,
Ellos no morirán en esta tierra......
.........................................................................
(633=19,5) Mira, el buen hijo, el regalo de dios,
excede lo que le dice su señor,
hará lo justo si su corazón es recto.
Conforme tú me sucedas, sano de cuerpo
Estando el rey satisfecho con todo lo que fue hecho,
¡que puedes tú alcanzar (muchos) años de vida!
No es poco lo que yo hice sobre la tierra,
Tuve ciento diez años de vida,
Como regalo del rey,
¡hasta el estado de veneración!


Fuente Egipcia Nº 5
VI DINASTÍA
BIOGRAFÍA DE UNI

Veamos ahora la carrera de Uni , un administrador que a principios de la VI dinastía empezó por los empleos modestos para llegar a los más altos cargos. Él mismo cuenta lo que le sucedió:

- PRIMEROS CARGOS EN LA CORTE: Fui infante, portador de cintura bajo la Majestad de Teti. Mi función era la de director de la casa de agricultura. El faraón me hizo inspector de (sus) terratenientes... (Fui nombrado) mayordomo de la cámara (del rey) bajo la majestad de Pepi (I). Su Majestad me dio el cargo a mí, Vigilante de los profetas de su Pirámide. Cuando mi cargo era (de inspector de los terratenientes), sin embargo, S. M. me colocó como juez, guardián de Nekhen, porque su corazón estaba lleno de mí más que de cualquier otro de sus servidores.
Para la audiencia de los asuntos, estaba solo con el juez de la Puerta, Visir, en todos los asuntos secretos, (dirigiendo) en nombre del rey la marcha del harén real y de los seis grandes tribunales de justicia, porque yo llenaba el corazón de S. M. más que cualquier otro de sus Saru, más que cualquier otro de sus dignatarios, más que cualquier otro de sus servidores.

- UNI RECIBE UNA TUMBA: Pedí a la Majestad de mi señor divino él, traer para mí un sarcófago de piedra blanca de Tura. S. M. hizo partir en una nave al canciller del Dios, con tropas de marineros y tripulaciones a su disposición para traerme ese sarcófago de Tura. Volvió en un gran transporte de la corte, con el sarcófago y su cubierta, la estela – puerta, los montantes, el vano (de la puerta) y el basamento. Nunca se hizo cosa semejante a ningún servidor, hasta tal punto era yo apreciado por el corazón de S. M. hasta tal punto gustaba al corazón de S. M. hasta tal punto llenaba el corazón de S. M......

- UNI, JUEZ DE LA CORTE: Como era juez, guardián de Nekhen, su majestad me hizo amigo único, jefe de los terratenientes del faraón... Suplanté a los cuatro jefes de los terratenientes del faraón que se encontraban allí. Obré de manera que su majestad me alabase, dispensándome de la guardia del palacio, bien haciendo el camino del rey, bien asegurando el respeto por la etiqueta. Obré en todo, de manera que su majestad me alabase en este punto, más que toda otra cosa.
Cuando se realizó una investigación en el harén real, acerca de la gran mujer real, Amtsi, en secreto su majestad me hizo entrar en ello, para conocer (el asunto). Estaba por completo solo y no había allí ningún juez de la Puerta, Visir ni ningún sar, sino yo solamente, solo por completo debido a mi experiencia, debido a mi favor en el corazón de su majestad porque su majestad llenaba su corazón conmigo. Yo fui quien hizo las escrituras, enteramente solo con un juez, guardián de Nekhen. Y, sin embargo, mi función era la de jefe de los terratenientes del faraón. Nunca ocasión semejante de conocer los secretos del harén real (había sido ofrecida a nadie) anteriormente, excepto cuando su majestad me los hizo conocer porque yo era apreciado por el corazón de su majestad más que ningún otro de los Sarú, más que ninguno de sus servidores.

Vino la guerra de Pepi (I) contra los asiáticos, que lleva al rey a formar un ejército con los contribuyentes del sur y del norte, con negros y nubios:

- UNI, JEFE DEL EJÉRCITO: Su Majestad e envió a la cabeza de este ejército, había allí príncipes (jefes de ejército) y cancilleres del rey del norte y amigos únicos del gran castillo, y comandantes en jefe (nomarcas) regentes de castillos del Alto y del Bajo Egipto y amigos jefes de los intérpretes, jefes de los profetas del Alto y del Bajo Egipto, al frente de las gentes de cada mitad de Egipto, a la cabeza de las tropas del Alto y del Bajo Egipto, castillos y ciudades que regían y negros de estas comarcas extranjeras. Sin embargo, yo fui quien los organizó (a pesar de que mi cargo era el de jefe de los terratenientes del faraón) y quien aseguró el buen equilibrio de la situación, de manera que ninguno de ellos fue colocado en el lugar de su vecino, de manera que ninguno de ellos tomó panes ni sandalias a los que se hallaban en el camino, de manera que ninguno de ellos tomó vestidos en ninguna ciudad, de manera que ninguno de ellos quitó cabras a nadie.

Uni quedó victorioso, pero tuvo que volver cinco veces al país enemigo para aplastar a los rebeldes:

- UNI, JEFE DE TODO EL ALTO EGIPTO: Al advenimiento de Merenrá, Uni se hallaba (en el gran castillo como portador de sandalias del rey). Su majestad Merenrá hizo de él un príncipe, jefe del Alto Egipto desde Elefantina (nomo uno) hasta el norte del nomo del cuchillo (nomo veintidós), debido a sus excelentes servicios, “como yo era portador de las sandalias (del rey), su majestad me alabó por mi vigilancia y la buena guardia que presté en el servicio de la etiqueta, mejor que ninguno de sus Sarú, mejor que ninguno de sus nobles, mejor que ninguno de sus servidores”.
Nunca había sido poseído anteriormente este cargo por un servidor. He obrado para él como jefe del Alto Egipto, a favor de la paz (pública), de tal modo que nadie, allí, ocupó el puesto de su vecino, yo realicé todos los trabajos, llevando la cuenta de todo lo que se traía para la corte, en el Alto Egipto, en dos ocasiones y de todas las horas de prestación personal, realizada a cuenta de la corte, en el Alto Egipto, en dos ocasiones, ejerciendo el cargo de administrador, en todo lo que debe hacerse en el Alto Egipto. Nunca se realizó anteriormente cosa semejante en el Alto Egipto. En todo obré de manera que pude ser alabado por su majestad.

- MISIONES DE UNI PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA PIRÁMIDE DE MERENRA: Después, S. M. me envió a Ibbat para traer un sarcófago (“cofre de los vivos”) con su cubierta y el piramidón augusto y venerable de la pirámide de Khanefer – Henut de Merenrá, y su majestad me envió a Elefantina para traer una estela – puerta de granito, con su zócalo, los batientes de las puertas de granito y los vanos (de puerta) de granito y zócalos para la cámara superior de la pirámide Khanefer – Henut de Merenrá.
Navegué hacia el norte, desde allí, hasta la pirámide de Merenrá con seis chalanas, tres balsas y tres naves de ocho brazas , en una sola expedición. Nunca se había hecho viaje de IBTA, ni de Elefantina en una sola expedición, en tiempos de otros monarcas.
Porque todo lo que me ordenó S. M. fue ejecutado por completo, conforme con todo lo que me ordenó S. M. en este punto.
S. M. me envió a Hetnub para traer una gran mesa de ofrendas de alabastro de Hetnub. Yo hice bajar esa mesa de ofrendas en 17 días (después de haber sido) extraída de Hetnub, habiendo que navegarse descendiendo hacia el norte, en una chalana, -porque yo había cortado para ella una chalana de acacia, de 60 codos de largo y 30 codos de ancho, que he construido en 17 días, en el tercer mes de Shemu. Aunque no había agua en los rápidos , me dirigí felizmente hacia la pirámide de Khanefer de Merenrá y todo se realizó para mí, de conformidad con la orden divina que dio la majestad de mi señor.
Entonces, S. M. me envió a abrir cinco canales en el Alto Egipto, a construir tres chalanas y cuatro balsas de acacia del país de Upuat.
Como los regentes de los países extranjeros de Iertet, de Uauat, de Ima, de Mazoi, reunieron para ello maderas, lo hice todo en un año botadura y carga de bloques muy grandes de granito para la pirámide Khanefer de Merenrá. Ciertamente, realicé esta economía (de tiempo) para el palacio, gracias a estos cinco canales, (terminados) por completo, por mi mérito, mi celo, mi favor junto a las Almas del rey Merenrá, más que para todos los dioses, porque todo se realizó para mí conforme con la orden divina que dispone su Ka.

- CONCLUSIÓN: Así, pues, yo fui el amado de su padre, el gran alabado de su madre, el encanto de sus hermanos, (yo) el príncipe, jefe del Alto Egipto en funciones , el privilegiado (imakhu) respecto a Osiris, UNI

Tomado de Moret, A., El Nilo y la Civilización Egipcia, F. F. y L., UBA, 1979.
Inst. de Historia Antigua Oriental. Serie Bibliográfica Nº 4.

Fuente Egipcia Nº 6
IX DINASTÍA
ENSEÑANZAS PARA MERIKARA (Parte histórica)


Tropas combatirán con tropas
Como los antecesores predijeron
Egipto luchó en la necrópolis
Destruyendo tumbas en venganza destructora
Como lo hice así ocurrió
Como es hecho al que se desvía del camino del dios.
No trates mal al sud
Sabes lo que la Residencia predijo acerca de ello
Como esto ocurrió también aquello puede ocurrir
Antes de que hubieran invadido
Ataqué Thinis directo a su frontera sud en Taut
La sumergí como una inundación
El rey Merikara , justificado, no lo había hecho
Sé generoso a causa de ello,
... renueva los tratados
.............................................................................

Mantén buenas relaciones con el sud
Vienen a ti con tributos, con presentes.
He actuado como los antepasados:
Si uno no tiene grano para dar,
Sé bondadoso, ya que son humildes ante ti
Conténtate con tu pan y tu cerveza
El granito llega a ti sin problemas
.............................................................................

Me elevé como señor de la ciudad
cuyo corazón estaba triste en el norte
desde Hetshenu hasta Sembaka y al Sud hasta el canal de los Dos Peces
pacifiqué todo el oeste hasta la costa del mar
paga tributos, entrega madera de cedro
se ve la madera de enebro que ellos nos dan
el este abunda en arqueros
.............................................................................

La tierra que ellos habían asolado ha sido convertida en nomos
Hay toda clase de grandes ciudades en ella
Lo que estaba gobernado por uno está en manos de diez
Se designan funcionarios, se confeccionan listas de tributo
Cuando se da la tierra a los hombres libres
Trabajan para ti como la única cuadrilla
Ningún rebelde se levantará entre ellos
Y Hapy (la inundación) no dejará de venir
La contribución del norte está en tu mano
Porque el amarradero está puesto en el distrito que creé en el este
Está establecido con ciudades, poblado con gente
De lo mejor de toda la tierra
Para repeler ataques contra ellos
.............................................................................

Pero esto debería decirse al Arquero:
Mira, el miserable asiático
Es desgraciado a causa del lugar donde está,
Escaso de agua, desprovisto de madera,
Sus senderos son numerosos y difíciles causa de las montañas
No habita en un solo lugar
El alimento impulsa sus piernas
Lucha desde el tiempo de Horus
Sin conquistar ni ser conquistado
No anuncia el día del combate,
Como un ladrón que actúa por sorpresa
.............................................................................

Pero como que vivo y soy el que soy
Cuando los arqueros
Eran una pared sólida
Penetré (sus reductos)
Hice que el Bajo Egipto los atacara,
Capturé sus habitantes
Tomé su ganado,
Hasta que los asiáticos aborrecieron Egipto
No te preocupes por él
El asiático es un cocodrilo en su playa
Arrebata de un camino solitario
(pero) no puede tomar de una ciudad populosa.

(...) ha sido devuelta a su nomo
su lado está irrigado hasta Kem-Wer
es la defensa contra los arqueros,
sus murallas son de guerra, sus soldados numerosos
sus siervos saben cómo llevar armas.
La religión de Menfis totaliza 10.000 hombres
Ciudadanos libres, que no pagan impuestos
Hay funcionarios en ella desde la época en que era residencia
Las fronteras son firmes, las guarniciones valientes...
Mira, en la puerta del Norte
Forman un dique hasta Hnes
Numerosos ciudadanos son el soporte del corazón
Cuídate de ser rodeado por los siervos del enemigo
La cautela prolonga la vida.
Si tu frontera sud es atacada
Los arqueros tenderán el cerco
¡Construye edificios en el Norte!
.................................................................................

Mira, un hecho vergonzoso ocurrió en mi tiempo:
El nomo de Thinis fue asolado
Aunque ocurrió por mi causa
Supe de ello después que ocurrió
Hubo retribución por lo que hice,
Pues es malo destruir,
Es inútil restaurar lo que ha sido dañado,
Reconstruir lo que ha sido destruido,
¡ten cuidado! Un golpe es pagado con otro
Por toda acción hay una respuesta.

Traducción y selección: Alicia Daneri.

 

Fuente Egipcia Nº 7
XII DINASTA
LAS AVENTURAS DE SINUHÉ



Entrevista realizada al Dr. Rosenvasser por La Nación el sábado 11 de marzo de 1933 acerca del papiro del Museo de Buenos Aires que recuerda “Las Aventuras de Sinuhé”.

El Museo Nacional de Historia Natural, Bernardino Rivadavia, cuenta (según se sabe) con algunos restos de la vieja civilización egipcia. Hacia fines de septiembre de 1925, el eminente egiptólogo francés Alexandre Moret dedicó precisamente una de sus conferencias en Buenos Aires a describir los sarcófagos del museo citado mostrando el contenido de sus escrituras. Pero, además de esas momias, hay en nuestro museo otro material que interesa a la egiptología: entre ellos hay un pequeño papiro que contiene trozos de la vieja literatura de un pueblo que no suele interesar la atención del gran público sino hasta que descubrimientos como el de la tumba de Tutank- Amón muestran tesoros que impresionan tanto por su valor venal como por su alta significación artística.
Ese papiro de nuestro museo está allí más como elemento de curiosidad que como instrumento de estudio directo de los textos egipcios, porque lejos de los grandes centros de cultura y con tan reducidos elementos no puede pretenderse que surja una ciencia egiptológica nacional. Trozo aislado, ni siquiera había sido referido, hasta ahora, a la obra de conjunto que él integra. Trátase de un pequeño papiro que cuenta con unos 3800 años de antigüedad y contiene la mitad de una hoja del relato titulado “Las aventuras de Sinuhé”. Ha ingresado al museo hacia 1896 con otros objetos egipcios por donación de una señora y mide diez centímetros por dieciocho. Acerca del trozo que nos ocupa y el relato del que él forma parte, nos dice el Dr. Rosenvasser:

Tiene el tipo de letra de algunos papiros de Berlín
El fragmento reproduce, en parte, algunas líneas del famoso cuento titulado por los egiptólogos “Las aventuras de Sinuhé”. Su escritura, llamada hierática, es simplemente una cursiva jeroglífica como lo es nuestra escritura a mano con respecto a las letras capitales; y su tipo de letra es el mismo que la de los papiros Nº 3022, 3023, 3024 y 3025 de Berlín, ,adquiridos en 1843 en Londres al ponerse en venta la colección de Athanasi. Según Mölle, la más alta autoridad en materia de paleografía hierática, todos ellos deben ser clasificados como escritura hierática media “strictu sensu” (2000-1680 a. C.) y ubicados en la segunda mitad de la XII dinastía o principios de la XIII. Esa es también la opinión de Gardiner, a quien debemos la publicación y comentarios de aquellos papiros.
Nuestro papiro pertenece a la misma época. Lo podemos afirmar con certeza si tenemos en cuenta que está escrito en líneas verticales, disposición que los escribas dejaron de usar en los periodos siguientes para emplear únicamente la línea horizontal, siendo las excepciones que se encuentran de tal carácter que no invalida esa regla general.
El relato de que forma parte la pequeña hoja de nuestro museo ha sido reconstruido mediante el examen y la combinación de diversos manuscritos de distinta época. El más antiguo es el papiro 3022 de Berlín (Sinuhé B, como lo llaman los egiptólogos) y sus claros han debido llenarse con la ayuda de otras versiones, textos duplicados con variantes que permiten establecer la existencia de una versión primitiva, perteneciente a la segunda mitad de la XII dinastía o principios de la XIII, cercana al arquetipo y una recensión más reciente (edición remecida de las dinastías XIX y XX) formada como resultado de los errores y modificaciones voluntarias introducidas por los escribas. Nuestro fragmento es el único duplicado de la misma época de B que reproduce en cierta extensión las líneas 252 y 256 de dicho manuscrito.
Por su tipo de escritura y por sus variantes parece algo más antiguo que el documento de Berlín y, por lo tanto, más cercano al arquetipo. Es de lamentar solamente, que lo conservado apenas alcance a la mitad de una hoja del manuscrito original.

Un relato de aventuras: la vida de Sinuhé
El cuento al que se refiere el fragmento pertenece al género de los relatos de aventuras, que ejercen una fascinación especial sobre los egipcios. Pese a su fama de hombres rutinarios y anquilosados, los egipcios amaban errar por el mundo y se deleitaban escuchando la aventura fantástica del náufrago que, arrojado a la maravillosa isla del Dragón, vuelve a Egipto con las mil extrañas cosas de aquella tierra, o revivían con Sinuhé las emociones de la fuga, sus andanzas por países lejanos y su retorno al bendito valle del Nilo junto a los seres queridos.
Sinuhé, que es un personaje noble (lleva los títulos de príncipe, conde, gobernador de los países extranjeros, paje de la reina), refiere su propia historia. El cuento asume así la forma de las autobiografías que nos dejaron grabadas en sus tumbas los señores y que a menudo se detienen en el instante mismo de la muerte. Tal ocurre con la de Sinuhé, quien cierra su relato diciendo: “Y gocé de los favores de la munificencia real, hasta que llegó el día de (mi) muerte”. Es difícil determinar si esta forma supone que el relato es una historia verídica aderezada literariamente al morir su protagonista y puesta en primera persona; pero hay razones para creer que cuanto menos, ha sido construida sobre la base de un núcleo histórico.
La narración comienza con la muerte de Amenemhat I (1971 a. C.). El palacio vive en silencio el dolor de la pérdida de su rey, mientras en las calles el pueblo lanza su clamorosa lamentación. Sesostris I, príncipe heredero y corregente del reino, que regresa de la Libia portador de enorme botín, avisado de lo ocurrido vuela secretamente al palacio para tomar posesión del trono. Entretanto, una conjuración se había preparado en la corte con ramificaciones en el ejército para hacer coronar a otro príncipe y Sinuhé estaba, al parecer, complicado en ella. Huye entonces, y tras largas peripecias, exhausto y desfalleciente, llega al gran lago Amargo, en la actual zona del Canal de Suez.
Ardido por la arena del desierto, devorado por la sed y el hambre, siente cercano su fin. “Este es el gusto de la muerte”, exclama. Pero se aproxima una banda de beduinos y su sheik, que lo conoce, lo recoge, lo reanima y lo incorpora su grupo. Con ellos emprende Sinuhé la ruta de Asia, recorre diversos países y el príncipe del Retenu Superior lo lleva a sus dominios, lo casa con su hija y le concede una tierra en la frontera. Es una tierra de prodigio, semejante a la bíblica Tierra Prometida. Allí transcurre la existencia de Sinuhé como jefe de seminómadas. Vigila las rutas del tráfico, acoge a todo viajero sediento o extraviado o lo salva del pillaje, hospeda a los mensajeros que van y vienen entre el Egipto y la Siria. En las luchas del Retenu contra los nómadas bandoleros él es el jefe de los ejércitos y “pueblo contra el que marcha, a la primera acometida desaloja los campos de pastoreo y las fuentes de agua”.

Como David y Goliat
Sinuhé, que llega a ser el hombre más poderoso del Retenu, el primero después del príncipe, inspira recelos y despierta envidias por su condición de extranjero influyente. “Soy como toro errante metido en rodeo ajeno”, dice. El hombre más fuerte del Retenu, un gigante, lo desafía. Un combate singular decidirá quién habrá de ser el dueño de la situación.
Se desarrolla un episodio similar al encuentro entre David y Goliat. Hay emoción expectante en las tribus, arden los corazones, hombres y mujeres tiemblan por la suerte de Sinuhé; pero la fecha certera que dispara de su arco va a clavarse en el cuello de su contrincante. Lanzando un grito de dolor el fuerte del Retenu cae de bruces. Sinuhé lo ultima con su propia hacha de combate y, de pie sobre el vencido, levanta su clamor de victoria. Incontrastable se hace desde entonces el dominio de Sinuhé; su vida transcurre plácida y sin contrastes; sus hijos son ya jefes de tribu, pero ha llegado la vejez, “pesados los ojos, flojas las manos, débiles las piernas, cansado el corazón”, y desea volver a su país. Vive en el Retenu, pero “su corazón mora en el palacio” junto a la reina a la que sirvió como paje en su juventud, y junto a los príncipes con quienes alternaba día a día. “¿Y qué puede ser más grande que morir en el país en que se ha nacido?”, piensa.
Intercede la reina y el faraón da su perdón a Sinuhé. Es un decreto promisorio de magníficas cosas sepulcrales. El entierro de Sinuhé no será sumario como el de los asiáticos; su mortaja no será una piel de oveja ni su tumba un túmulo y su cortejo será algo más que una banda de beduinos. Tendrá ungüentos, bandeletas, ataúd dorado con máscara de lapislázuli, procesión de músicos y danzas fúnebres y columnas de piedra blanca en su tumba junto a los sepulcros de los príncipes.
Sinhué, jubiloso, agradece el favor real. Llegan enviados del faraón en su busca y Sinuhé, después de poner a sus hijos en posesión de sus bienes y de entregar el mando de las tribus a su primogénito, parte con la comitiva hacia Egipto. Varios jefes de tribu lo acompañan hasta la frontera. La Corte se halla por entonces en Itet-tauy (actual Lisht, en la región de Fayum) y su majestad despacha varias naves cargadas con presentes para los beduinos que estaban con Sinhué.

El regreso de Sinhué
Este se despide de sus compañeros del desierto y embarca para la capita. Es el momento en que ocurre el episodio de su recepción en el palacio, al que se refiere, justamente, nuestro fragmento. “Y cuando fue de día bien temprano –dice Sinuhé- vinieron por mí. Diez hombres vinieron (para traerme el mensaje) y diez fueron (conmigo) y me condujeron al palacio. Toqué con mi frente el suelo entre las esfinges. Los hijos del rey estaban en el peristilo tal y me dieron la bienvenida; los chambelanes que estaban en el peristilo me pusieron sobre el camino que conduce a la sala de audiencias; y encontré a Su Majestad sobre el gran trono de la Puerta de Oro. En tanto me extendía sobre mi vientre ante él, perdí el conocimiento, aunque este dios me saludó afablemente. Era yo como un hombre sorprendido en la oscuridad: con el alma disminuida, estremecida la carne y sin corazón en el cuerpo. Prefería la muerte (porque) no estaba en mí para vivir (cuando) entré allí. Entonces dijo Su Majestad a uno de los chambelanes: “Levántale, que me hable”.
Sinuhé apenas si logra balbucear unas palabras pidiendo la gracia del soberano. Entonces el rey dice a la reina: “Mira, éste es Sinuhé, que ha llegado transformado en un asiático, hecho un beduino”. Se sorprende y ríe fuertemente la reina y ríen también en coro las princesas. Y dice a Su Majestad: “No es realmente él, oh, soberano señor mío”. Y el rey dice: “Sí, es realmente él.” La ceremonia termina con canto y música. Sinuhé abandona la sala de audiencias, los hijos del rey le toman las manos y lo conducen hasta las habitaciones que se le han destinado. Allí se rejuvenece, su barba es rasurada y su cabello rizado. Vestido con tela blanca y ungido con aceite fino, durmió entonces en mullida cama. “La carga de polvo fue devuelta al desierto y los vestidos groseros a los que recorren las arenas.
Y el rey aumentó todavía sus favores: Sinuhé tuvo una residencia nueva junto al palacio y una tumba de piedra en el recinto de las tumbas de la familia real. Los mejores dibujantes, escultores y arquitectos de la necrópolis regia participaron de la obra. Sinuhé tuvo allí su estatua dorada con delantal de oro macizo y su alma fue asegurada del servicio eterno con sacerdotes, jardines y campos funerarios.

Importancia de la narración
Agrega el Dr. Rosenvasser: “El relato de Sinuhé tiene importancia histórica y literaria. La vida de sheik que lleva Sinuhé entre los beduinos, la hospitalidad que dispensa, las luchas con que desaloja a las tribus vecinas de sus campos de pastoreo y fuentes de agua y el combate singular con el fuerte del Retenu están trazados con sorprendente maestría, sobriedad y nervio en la acción guerrera, reposo patriarcal en el trato pacífico y constituyen una vívida descripción de las costumbres de los pueblos seminómadas de la Palestina y Siria, en la región oriental frontera del desierto.
El autor ha sabido poner en contraste aquella vida simple y primitiva de los jefes de tribu con el ambiente pomposo y refinado de la corte faraónica. Nada hay que supere la escena de la recepción de Sinuhé. El cuento adquiere allí ese valor de universalidad y ese contenido de interés humano que, salvando tiempos y fronteras, dan a la obra de arte un hondo sentido clásico.
Desde el punto de vista de la forma, el autor usa tan pronto el estilo sencillo y llano, que hace más especialmente a ciertos aspectos de su relato, y tan pronto los juegos de artificio verbal, el sentido metafórico –ideal de los escritores de la época- que tornan a veces ininteligible la narración y dificultan la labor de interpretación de los eruditos.
Todavía –termina diciéndonos el Dr. Rosenvasser- el cuento de Sinuhé nos permite aprender alguno de los valores subjetivos del egipcio de aquellos tiempos, su vinculación sentimental con las personas y las cosas que ansía, teme y reverencia.

Fuente Egipcia Nº 8
XII DINASTÍA
HIMNOS AL REY SESOSTRIS III

Horus, Neter-Kheperu; señor de las coronas, Neter-meswt, Horus que ha vencido a Seth, rey del Alto y Bajo Egipto, Khakaura, hijo de Ra, Sesostris –quien condujo a los dos países al triunfo.

PRIMER HIMNO
¡Loa a ti, Khakaura! Nuestro Horus, Neter-Keperw.
Que protegió el país y extendió sus fronteras,
Que venció a países extranjeros con su corona.
Que encerró los dos países entre sus brazos,
Y (dominó?) los países extranjeros con su puño;
Que mató al Pueblo del Arco, sin golpe de maza,
Descarga de flechas o estiramiento de cuerda.
Su poder ha destruido a los Trogloditas en su país,
Y el temor hacia él ha matado a los Nuevos Arcos.
Su matanza ha hecho morir a miles
Del Pueblo del Arco..., que atacó sus fronteras.
El que arrojó la flecha como lo hizo Sekhmet,
Cuando el abatió a miles de ellos que no conocían su poder.
Es la lengua de su majestad la que aprisionó a Nubia,
Y es su lenguaje el que hace huir a los Beduinos.
El joven único que luchó por sus fronteras,
Y no permitió que su pueblo desfalleciera;
Que permitió a los hombres dormir en pleno día,
Y a sus reclutas dormitar, porque su corazón es su protector.
Sus decretos han pasado sus fronteras,
Y su palabra ha reunido en una las Dos Orillas.

HIMNO SEGUNDO
Cómo se alegran los dioses: tú has hecho prosperar sus ofrendas.
Como tú... se regocija: has constituido sus fronteras.
Como tus (padres) que existían en otro tiempo se regocijan: has aumentado sus dotes.
Cómo se regocijan los egipcios en tu poder: has protegido...
Cómo se regocija la gente en tus designios: tu poder ha capturado...
Cómo se regocijan las Dos Orillas en tu poder: has incrementado lo que ellos necesitan.
Cómo se regocijan tus soldados en...: los has inducido a crecer.
Cómo se alegran tus favorecidos: has restaurado su juventud.
Cómo se alegran los Dos Países en tu poder: has protegido sus muros.
(...)

HIMNO TERCERO
Cuán grande es el señor para su ciudad: él solo es un millón, pequeños son otros hombres.
Cuán grande es el señor para su ciudad: es como un dique, que detiene el río en sus crecidas.
Cuán grande es el señor para su ciudad: es como una fresca morada que permite a un hombre dormir en pleno
/día.
Cuán grande se el señor para su ciudad: es como un bastión que libera al temeroso de sus enemigos.
Cuán grande es el señor para su ciudad: es como la sombra de la estación de la Inundación que refresca en
/verano.
Cuán grande es el señor para su ciudad: es como un rincón tibio y seco en invierno.
Cuán grande es el señor para su ciudad: es como una montaña que detiene la ráfaga de la tormenta cuando
/el cielo está descontrolado.
Cuán grande es el señor para su ciudad: es como Sekhmet contra los enemigos que traspasan sus fronteras.

HIMNO CUARTO
Él ha venido a nosotros para que pueda llevarse el Alto Egipto; la doble corona ha descansado sobre su cabeza.
Ha venido a nosotros y ha unido los Dos Países; ha unido el junco con la abeja.
Ha venido a nosotros y ha sometido la Tierra Negra bajo su imperio; se ha adjudicado para él la Tierra Roja.
Ha venido a nosotros y ha tomado los Dos Países bajo su protección; ha dado paz a las Dos Orillas.
Ha venido a nosotros y ha hecho vivir a Egipto; ha desterrado sus sufrimientos.
Ha venido a nosotros y ha hecho vivir al pueblo; ha hecho tomar aliento a la garganta de sus súbditos.
Ha venido a nosotros y ha hollado los países extranjeros; ha destruido a los Trogloditas, que no conocieron el /temor a él.
Ha venido a nosotros y ha luchado por sus fronteras; (...)
(...)
Traducido de Erman, The Ancient Egyptians. A Sourcebook of their Writings,
1965, pp.134-137.
Traductor: Silvia Lupo.

Fuente Egipcia Nº 9
XII DINASTÍA
EL REY KHEOPS Y LOS MAGOS

Este título cubre un ciclo de proezas de magia, obra de oficiantes, que son relatadas en la corte del rey Kheops. Son cuatro cuentos con un anexo de orden mitológico. Los tres primeros y la primera parte del cuarto han sido recogidas en el estudio Escritura, Escribas y Literatura en el Antiguo Egipto de 1930. El final, que explica la creación del anexo, es como sigue:

Dijo entonces el rey Kheops, justo de voz: “Se dice, además, que tú conoces el número de las cámaras del santuario de (Thot)”.
Dijo Dyedi (Ddi): “Si te place, no conozco su número, Oh Soberano –que viva, prospere y esté sano-, señor mío, pero conozco el lugar donde eso está.” Dijo entonces Su Majestad: “¿Dónde es eso, pues?” Dijo este Dyedi: “Hay un cofrecillo de pedernal allí, en una cámara llamada de la probación , en Heliópolis. (Mira), es en ese cofrecillo”. (Dijo Su Majestad: “Ve y tráemelo”). Dijo Dyedi: “oh, Soberano –que viva, prospere y esté sano- señor mío. Mira, no soy yo el que te lo traerá”: Dijo Su Majestad: “¿Quién, pues, me lo traerá?” Dyedi respondió: “Es el mayor de los tres hijos que está en el vientre de Reddyedet quien te lo traerá”. Dijo Su Majestad: “¡Cierto, eso me dará gusto! (Pero a propósito de) lo que me ibas a decir, ¿quién es esa Reddyedet?” Dijo Dyedi: “Es la mujer de un sacerdote (pura) de Ra, señor de Sakkebu, que está encinta de tres hijos de Ra, señor de Sakkebu, de los que se ha dicho que ejercerán este oficio excelente en el país entero y que el mayor será Grande de los Videntes en Heliópolis” .
El corazón de Su Majestad cayó en tristeza a causa de eso. Dyedi, entonces, le dijo: “¿Por qué ese humor, oh Soberano –que viva, prospere y esté sano-, mi señor? ¿Es por los tres hijos? Digo (he querido decir): después (de ti), tu hijo; después, el hijo de él; después, uno de ellos” .
Dijo Su Majestad: “¿En qué época dará a luz Reddyedet?” (Dijo Dyedi): “Dará a luz en el primer mes del invierno, el día 15”. Dijo entonces Su Majestad: “Es entonces que los bancos de arena del canal de los Dos Peces están cortados , servidor, sino habría pasado yo mismo (en barco) y habría visto el tempo de Ra, señor de Sakkebu”. Dyedi contestó: “Y bien, haré que haya cuatro codos de agua sobre los bancos de arena del canal de los Dos Peces”.
Procedió, entonces, Su Majestad a su palacio y Su Majestad dijo: “Que se ordene a Dyedi que (entre) en la cada del príncipe Hardedef, que habite con él y que sean aseguradas sus raciones en mil panes, cien jarros de cerveza, un buey y cien atados de legumbres”. Y se hizo en un todo conforme a lo ordenado por Su Majestad.

Final mitológico: En uno de los días ocurrió que Reddyedet experimentó los dolores del alumbramiento y su parto era difícil. Dijo entonces la Majestad de Ra, señor de Sakkebu, a Isis, Neftis, Meskhent , Heket y Khnum : “Vamos, id para que liberéis a Reddyedet de los tres hijos que están en su vientre, que han de ejercer ese oficio excelente en el país entero. Ellos construirán vuestros templos, aprovisionarán vuestros altares, harán prosperar vuestras mesas de libación, acrecentarán vuestras ofrendas”. Estas diosas partieron, después de transformarse en músicos; Khnum las acompañaba llevando el equipaje. Llegaron a la casa de Rawser, lo encontraron en pie con los vestidos revueltos .
Ellas le tendieron sus collares menit y sus sistros y él les dijo: “Señoras mías, ved es esa mujer que está con dolores de parto y su alumbramiento es difícil”. Y ellas dijeron: “Deja que la veamos, que nosotras sabemos hacer un parto”. Y él les dijo: “Proceded”. Entraron, Isis se colocó delante de ella, Neftis detrás y Heket aceleró el nacimiento. Entonces dijo Isis: “No seas (demasiado) fuerte en su vientre en ese tu nombre sw Wsr-K3f” .

Este niño se le deslizó sobre las manos: un niño de un codo (de largo) cuyos huesos eran sólidos. Sus miembros estaban revestidos de oro y su toca era de lapislázuli verdadero. Ellas lo lavaron, cortaron su cordón umbilical y lo colocaron en una almohada de ladrillo. Meskhent se le aproximó y dijo: “”¡Un rey que ejercerá la realeza en todo este país!” Y Khnum confirió salud a su cuerpo. [De nuevo] Isis se colocó delante de ella, Neftis detrás y Heket aceleró el nacimiento. Entonces Isis dijo: “No te demores en su vientre en este tu nombre de Sahra” .
Este niño se le deslizó sobre las manos: un niño de un codo (de largo) cuyos huesos eran sólidos. Sus miembros estaban revestidos de oro y su toca era de lapislázuli verdadero. Ellas lo lavaron, cortaron su cordón umbilical y lo colocaron en una almohada de ladrillo. Meskhent se le aproximó y dijo: “” ¡Un rey que ejercerá la realeza en todo este país!” Y Khnum confirió salud a su cuerpo. [De nuevo] Isis se colocó delante de ella, Neftis detrás y Heket aceleró el nacimiento. Entonces Isis dijo: “No seas tenebroso (Khw) en su vientre en este tu nombre de Khew (Khw)” .
Este niño se le deslizó sobre las manos: un niño de un codo (de largo) cuyos huesos eran sólidos. Sus miembros estaban revestidos de oro y su toca era de lapislázuli verdadero. Ellas lo lavaron, cortaron su cordón umbilical y lo colocaron en una almohada de ladrillo. Meskhent se le aproximó y dijo: “” ¡Un rey que ejercerá la realeza en todo este país!” Y Khnum confirió salud a su cuerpo. Estas diosas salieron después de haber hecho alumbrar a Reddyedet los tres hijos. Después dijeron: “Alégrate Rawser. Mira tres hijos te han nacido”. Y él les dijo: “Señoras mías, ¿qué puedo hacer por ustedes? Por favor, dad este saco de cebada a vuestro portador de equipaje. Tomadlo para vosotras, en pago para una cerveza (=un trago de cerveza)”. Y Khnum cargó con la cebada. Se dirigieron, entonces, al lugar de donde habían venido e Isis dijo a estas diosas: “¿Para qué hemos venido si no anunciamos un prodigio para estos niños que podamos comunicar a su padre (Ra) que nos ha enviado?” Modelaron, pues, tres diademas de Soberano (que viva, prospere y esté sano) y las pusieron en el saco de cebada. Después hicieron bajar el cielo como tempestad y lluvia y volvieron a la casa y dijeron: “Por favor, poned este saco de cebada aquí en un cuarto bajo llave , hasta que volvamos a bailar en el Norte”. Pusieron, pues el saco de cebada en un cuarto bajo sello.
Reddyedet se purificó entonces con una purificación de catorce días. Dijo después a su criada: “¿La casa está abastecida?” Ella respondió: “Está abastecida de toda cosa buena, excepto de vasos que no han sido traídos”. Entonces Reddyedet dijo: “¿Y por qué no se han traído vasos?” Contestó la criada: “No hay aquí con qué preparar (la cerveza), excepto el saco de cebada de esas bailarinas que está en el cuarto bajo su sello”. Dijo, entonces, Reddyedet: “Desciende y tráeme de esa cebada que Rawser les devolverá el equivalente cuando vuelva”. Fue, pues la criada y abrió el cuarto. Oyó entonces en el cuarto voces de canto, de música, de danza, de aclamaciones, todo lo que se acostumbra a hacer a un rey. Fue ella y no encontró el lugar donde ese ruido ocurría. Aplicó entonces su oído contra el saco (de cebada) y comprobó que el ruido se producía en su interior.
Puso, entonces, el saco en un cofre que incluyó en otro receptáculo el que ciñó con un (cordel de) cuero. Y lo metió en el cuarto donde guardaba los enseres domésticos al que puso llave .
Volvió Rawser viniendo del campo y Reddyedet le contó la historia. Él se puso muy contento, tomaron asiento los dos y celebraron alegremente el día. Ahora bien, pasaron días después de esto y Reddyedet se peleó con la criada, a la que hizo golpear. Dijo, entonces, la criada a la gente que estaba en la casa: “¿Puede ella hacer (me) una cosa así? Ella ha dado a luz a tres reyes y yo iré y se lo diré a la Majestad del Rey del Alto y Bajo Egipto, Kheops, justo de voz”. Fue, pues, y encontró a su hermano –uterino- mayor que estaba atando una hilaza de lino en la era y él le dijo: “¿Qué vienes a hacer chiquilla?” Ella le contó entonces la historia. Y el hermano le dijo: “¿Se puede hacer eso que tú haces, de venir ante mí para que yo me mezcle en [esta denuncia]?” Tomé entonces un manojo de lino para pegarle y le dio una buena azotaina . Fue la criada para surtirse un jarro de agua y un cocodrilo la arrebató.
Fue el hermano a contárselo a Reddyedet. Encontró a Reddyedet sentada, la cabeza sobre la falda
y el corazón muy triste. Y él le dijo: “Señora, ¿por qué esta tristeza?” Y ella dijo: “Es por esta pequeña que estaba en la casa. Pues mira, ella se ha ido diciendo: ‘iré para denunciar”. Él bajó entonces la cabeza y dijo: “Señora, en efecto ella ha venido a contarme [la historia]. Mientras hizo un alto a mi lado yo le di una buena azotaina. Entonces se fue a surtirse de un poco de agua y un cocodrilo la arrebató”.


Tomado de Rosenvasser, A., Introducción a la Literatura Egipcia.
Las Formas Literarias, F. F. y L., UBA, 1976. Inst.
De Historia Antigua Oriental, Revista Nº 3.

 

 

Fuente Egipcia Nº 10
PRIMER PERIODO INTERMEDIO
DISPUTA DE UN CANSADO DE LA VIDA CON SU ALMA



Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que el olor (de la carroña) de los buitres,
En un día estival, cuando el cielo es un horno.

Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que el olor del mostrador de pescado,
En un día de pesca, cuando el cielo es un horno.

Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que el olor de los patos,
Más que un escondido de cañas lleno de aves acuáticas.

Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que el olor de los pescadores,
Más que las caletas de los pantanos donde pescan.

Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que el olor de los cocodrilos,
Más que sentarse junto al banco de arena lleno de cocodrilos.

Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que una mujer,
De quien se han contado mentiras a un hombre.

Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que al muchacho de quien se ha dicho:
¡Es el hijo de su rival!


Mira, mi nombre hiede;
Mira, más que la ciudad del rey,
Que planea rebelión cuando él está de espaldas.

¿A quién hablaré hoy?
Los hermanos son malos;
Los amigos de hoy no son de amar.


¿A quién hablaré hoy?
Los corazones son rapaces;
Cada uno se apodera de los bienes de su prójimo.

¿A quién hablaré hoy?
La gentileza se ha perdido;
El hombre violento cae sobre todos.

¿A quién hablaré hoy?
La gente está contenta con el mal;
La bondad es descuidada en todas partes.

¿A quién hablaré hoy?
El que pondría furioso a un hombre por su mal carácter,
Hace reír a todo el mundo por su torpeza.

¿A quién hablaré hoy?
La gente roba;
Cada uno roba a su vecino.

¿A quién hablaré hoy?
El malhechor es un amigo íntimo;
El hermano con quien uno solía trabajar se ha vuelto un enemigo.

¿A quién hablaré hoy?
Nadie recuerda el ayer;
Nadie ayuda al que solía obrar (bien) entonces.

¿A quién hablaré hoy?
Los hermanos son malos;
La gente recurre al afecto de extranjeros.

¿A quién hablaré hoy?
Los rostros están apartados;
Cada uno mira con recelo a sus hermanos.

¿A quién hablaré hoy?
Los corazones son rapaces;
No hay corazón de hombre en quien se pueda confiar.

¿A quién hablaré hoy?
No hay personas justas;
El país está abandonado a los malhechores.

¿A quién hablaré hoy?
Falta un amigo íntimo;
Se recurre a un desconocido para quejársele.

¿A quién hablaré hoy?
No hay hombre contento;
Ese que paseaba con él no existe más.

¿A quién hablaré hoy?
Estoy cargado de miseria;
Por falta de un amigo íntimo.

¿A quién hablaré hoy?
El mal que ambula por la tierra,
No tiene fin.

Siento hoy la muerte

Fuente Egipcia Nº 11
PRIMER PERIODO INTERMEDIO
EXHORTACIONES DE UN SABIO EGIPCIO O EXHORTACIONES DE IPUWER


Los extranjeros son ahora egipcios en todas partes.
En verdad, el extranjero está en todo el país; los nomos están asociados;
Un pueblo de arqueros desde el extranjero ha venido a Egipto.
En verdad:... la peste está en todo el país, en todas partes hay sangre.
En verdad muchos muertos son enterrados en el río. El río es un sepulcro
Y el lugar puro (de embalsamamiento) un río.
En verdad, el río es sangre.
En verdad, puertas, columnas y muros están consumidos por el fuego.
En verdad, la nave meridional (Alto Egipto) flota a la deriva; las ciudades
Están destruidas y el Alto Egipto es un desierto.
En verdad, todo el Delta no está más guardado. El secreto del país del norte
Es hoy un camino real.
En verdad, la risa ha perecido, no la hay más, es el gemir, mezclado con los lamentos,
Lo que está extendido por todo el país.
Los porteros dicen: vamos a saquear.
El lavandero rehúsa transportar su carga.
Los pajareros se han alistado para combatir
Los confiteros y cerveceros están sublevados.
El malhechor está en todas partes.
El padre mira a su hijo como enemigo.
No hay más hombres de ayer.
En verdad, el Nilo está con inundación, pero nadie ara en él.
En verdad, las mujeres están estériles y no conciben más; Khnum no modela
Más por el estado del país.
En verdad, grandes y pequeños dicen: Desearía poder morir; los pequeñuelos
Dicen: Ojalá no me hubieran traído a la vida.
En verdad, el país gira como el torno del alfarero.
El asaltante es ahora un rico propietario y el hombre de posición un salteador.
En verdad, los pequeños (miserables), se han hecho poseedores de cosas finas
Y aquel que carecía de un par de sandalias es ahora poseedor de riquezas.
En verdad, los ricos están de duelo, los pobres, de gozo. Cada ciudad dice:
“expulsemos de en medio de nosotros a los poderosos”.
En verdad, los hijos de los nobles son estrellados contra los muros; niños
De pecho son arrojados al desierto.
En verdad, oro, lapislázuli, plata y malaquita, cornalina y bronce están anudados
Al cuello de las esclavas.
(Pero) las mujeres nobles ambulan por el país y las dueñas dicen: Ah, si tuviéramos para comer .
Ved, el que no podía construirse una cabaña, ahora posee casa amurallada.
Ved, el que antes era poseedor de bienes, se pasa (ahora) la noche con sed.
El que mendigaba las sobras posee ahora vasos desbordantes.
Ved, los que poseían vestidos están ahora en harapos.
El que no tejió para sí es (ahora) poseedor de ropa fina.
Ved, el que nunca se construyó un bote, es (ahora) poseedor de barcos.
Su antiguo dueño los mira, pero ahora ya no le pertenecen.
Ved, el que desconocía la lira, ahora posee arpa; el que nunca cantó para sí
Ahora desea la diosa Mert .
Ved, los pobres se han hecho ricos, y el poseedor de bienes es ahora un indigente.
Ved, los que eran criados ahora son maestros de coperos; el que fue mensajero
Ahora es jefe de órdenes.
Ved, el que no poseía un pan es dueño de un granero; sus depósitos están surtidos
Con bienes ajenos.
Ved, el que iba desgreñado y sin aceite ha llegado a ser poseedor de vasos
Con ungüento de mirra dulce.
Ved, el que carecía de una caja pequeña es poseedor de un cofre; la que miraba
Su rostro en el agua, ahora posee un espejo.
Ved, el que no tenía una yunta ahora tiene un rebaño; el que no tenía una
Yunta de bueyes para arar, ahora tiene una tropa.
En verdad, la espléndida Sala de la Justicia ha sido despojada de sus documentos.
En verdad, las oficinas públicas están abiertas y se han llevado sus listas.
Los siervos se han hecho señores de siervos.
En verdad, las leyes de la Sala de la Justicia han sido puestas (afuera) en el vestíbulo. Sí, y la gente se pasea sobre ellas en las calles y los pobres las destrozan en las avenidas.
En verdad, el pobre ha alcanzado la condición de los nueve dioses.

Tomado de Rosenvasser, A., Las Ideas Morales en el Antiguo Egipto,
F. F. Y L., UBA, 1973. Inst. de Historia Antigua Oriental.

Fuente Egipcia Nº 12
IMPERIO MEDIO
REPROCHES A RA, CREADOR DE LOS HOMBRES

El texto está escrito sobre cuatro ataúdes de madera de El-Bersheh en el Egipto Medio, y data del Imperio Medio (2000 a. C.).
ES, hasta ahora, el único texto conocido. La presente traducción se ha hecho de las fotografías de los ataúdes B3C (Museo de El Cairo Nº 28.085) y B6C (El Cairo Nº 28.094) y, en parte, B1C (El Cairo Nº 28.083).

El señor Universal dice ante aquellos liberados
Del tumulto en el viaje del séquito del sol :
¡Os ruego, sed prósperos en paz! Repito para vosotros
cuatro actos buenos que mi propio corazón hizo para mí
en medio de los anillos de la serpiente, para silenciar el mal . Hice cuatro actos buenos en el portal del
horizonte .
Hice los cuatro vientos para que cada hombre pueda respirar como su compañero, en su tiempo. Esto es
Uno de esos actos.
Hice a cada hombre como su semejante. No he ordenado
Que ellos hicieran mal, (pero) fueron sus corazones
Quienes violaron lo que había dicho . Esto es
Uno de esos actos.
Hice que sus corazones no olvidaran el occidente,
Para que las ofrendas divinas pudieran ser dadas a los dioses de los nomos . Esto es uno de esos actos.
Traje a la existencia a los cuatro dioses de mí
Sudor, mientras que los hombres son las lágrimas de
Mi ojo .
Traductor: Perla Fuscaldo. Revisión del original: Dr. Abraham Rosenvasser.

Fuente Egipcia Nº 13
SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO
LA TABLILLA I DE CARNAVON

Año 3 de HORUS: Que aparece sobre su trono; las DOS SEÑORAS: Que repiten monumentos; HORUS DE ORO: Que pone contento a los Dos Países; el REY DEL ALTO Y BAJO EGIPTO... [Wady]-keper-Ra; el HIJO DE RA... [Ka]-mose, a quien es dado vida, amado de Amón Ra, Señor de los Tronos de los Dos Países, como Ra, para siempre jamás.

El poderoso rey de Tebas, Kamose, a quien es dado vida para siempre, era el rey benéfico. Era [Ra] mismo [quien lo hizo rey] y quien le asignó fuerza en verdad.

Su majestad habló en su palacio al consejo de los nobles que estaban en su séquito: “Quisiera comprender para qué me sirve esta fuerza mía! (Un) príncipe está en Avaris, el otro está en Etiopía, y (aquí) yo estoy sentado asociado con un Asiático y un Negro! Cada uno tiene su porción de este Egipto y divide el país conmigo. No puede pasar junto a él hasta alcanzar Menfis. Nadie puede asentar, porque es despojado por los impuestos de los asiáticos. Contenderá con él, para que pueda abrirle el vientre! Mi deseo es salvar al Egipto y castigar a los asiáticos!”

Los notables de su consejo dijeron: “Mira, el agua es asiática hasta Cusa y han sacado sus lenguas para poder hablar todos juntos, (en tanto que) nosotros estamos cómodos en nuestra (parte de) Egipto. Elefantina es fuerte, y el medio (del país) está con nosotros hasta Cusa. Lo más aparejado de sus campos es arado para nosotros y nuestro ganado es pastoreado en el Delta. Espelta es enviada para nuestros cerdos. Nuestro ganado no ha sido quitado... Él tiene el país de los asiáticos, nosotros tenemos el Egipto...! Si alguien viniese y obrase (contra nosotros), obraríamos contra él!”

Y ellos lastimaron el corazón de su majestad: “En cuanto a este plan vuestro... El que divide el país conmigo me respetará. ¿(He de res) petar a estos asiáticos que.... de él? Navegaré hacia el norte para alcanzar el Bajo Egipto. (Si combato con) los asiáticos, el éxito vendrá. Si él piensa estar contento con... con llorar, el país entero... (gobernan) te en medio Tebas, Ka-mose, protector de Egipto!”

Fui al norte porque era (bastante) fuerte para atacar a los asiáticos debido a la orden de Amón, el justo de consejos. Mi valiente ejército estaba delante de mí, como un soplo de fuego. Las tropas de los Mazoi estaba delante sobre nuestras cabinas, para espiar a los asiáticos y determinar de lejos sus posiciones. El este y el oeste tuvieron su parte. Despaché una tropa fuerte de Mazoi y yo me quedé para la patrulla del día... para aparentar... Teti, el hijo de Pepi, dentro de Neferusí . No le dejaría escapar mientras refrenaba a los asiáticos que Egipto había soportado. Él hizo de Neferusí el nido de los asiáticos... está la noche en mi barca, con el corazón satisfecho.

Cuando amaneció estuve sobre él como si fuera un halcón. Cuando llegó el mediodía, lo ataqué. Derribé sus muros, maté su gente e hice descender a su mujer a la orilla del río. Mis soldados eran como son los leones, con su despojo, llevándose siervos, ganado, leche, gordura y miel, dividiéndose su propiedad, sus corazones contentos. La región de Ne (ferusí) estaba en decadencia; no fue mucho para nosotros que su alma ya estaba replegada (confinada).

Faltaba la (región) de Per-shaq cuando la alcancé . Sus caballos huyeron dentro. La guarnición....


Traducido de Pritchard, Ed., Ancient Near Eastern Texts relating To
The Old Testament, 1955, pp. 232-33.
Traductor: Blanca Tausend

Fuente Egipcia Nº 14
SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO
LA SEGUNDA ESTELA DE KAMOSE

“[Me enviaste] una despreciable respuesta proveniente de tu ciudad. (Sin embargo) fuiste obligado a alejarte en compañía de tu ejército. Tu lenguaje es vil cuando haces de ti un (mero) ‘príncipe’, considerando que tú eres un ‘jefe’, como si pidieras para ti el banco del patíbulo sobre el que caerá (tu cabeza). Tu espalda ya se ve, ¡oh, miserable! Mi ejército está detrás de ti. Las mujeres de Avaris no concebirán; sus corazones no se abrirán en sus cuerpos cuando el grito de combate de mi ejército se oiga”.
Atraqué en Per-dyedquen, estando mi corazón gozoso porque hice que Apofis viera tiempos malos, el Príncipe del Retenu, débil de armas, quien planeó muchas cosas en su corazón, (pero) ellas ocurrieron contra él. Alcancé Init-net-khent; crucé hacia ellos, (crucé) en su dirección. Formé la flota poniéndola en orden de batalla, un (barco) tras otro. Puse la proa (de uno de ellos) en el timón del otro, con mi guardia personal, volando sobre la flota como si fuera un halcón. Mi propio navío de oro estaba a la cabeza; era como un halcón divino al frente de ellos. Puse al valiente barco mak escrudiñando hacia el horizonte del desierto, al barco dyat siguiéndolo, como si fuera un milano saqueando las tierras dyat de Avaris. Vi a sus mujeres sobre su techo escudriñando la costa desde sus miradores, sin que sus cuerpos se perturbasen cuando tuvieran noticias de mí. Ellos se asomaron con las narices pegadas a sus muros como el cachorro de los animales imhet desde el interior de su madriguera, mientras yo decía: “¡Este es el ataque! Aquí estoy. Tendré éxito. Lo que ha quedado está en mis manos. Mi suerte es afortunada. Así como el valiente Amón permanece, no te dejaré, no dejaré que pongas pie en los campos a menos que yo esté sobre ti. ¡Así tu deseo se ha frustrado, oh miserable asiático! Mira, beberé del vino de tu viñedo, que los asiáticos que he capturado pisarán para mí. Destruiré tu morada y derribaré tus árboles después de haber confinado a tus mujeres al refugio de los barcos. Me apoderaré de tus carros de guerra. No dejé un tablón bajo (¿), los cientos de barcos de cedro nuevo, llenos de oro, lapislázuli, plata, turquesa e innumerables hachas de guerra de metal, además del aceite moringa, incienso, grasa, miel, madera itren, madera sesedyem, madera en tablones, todo su valioso maderamen y todos los buenos productos del Retenu. Me apoderaré de todo (esto). NO dejaré nada en Avaris; ella está vacía, con el asiático desaparecido.
Así tus deseos se han desvanecido, miserable asiático, que has estado diciendo: “Soy un señor sin par desde Hermópolis hasta la Casa de Hat-Hor , trayendo tributos a Avaris en los dos ríos” . La dejé desolada, sin gente en ella, después de haber destruido sus ciudades. Quemé sus asientos, los convertí en rojos montículos para siempre, a causa del daño que hicieron en esta parte de Egipto los que se entregaron par servir a los asiáticos después de haber abandonado a Egipto, su dueño.
Capturé un mensaje [...] del oasis, yendo hacia el sur, a Cush, en una carta de papiro. Encontré en ella, con palabras escritas del gobernador de Avaris, (lo siguiente):
“Aa-user-Ra, el Hijo de Ra Apofis, envía saludos a mi hijo, el gobernante de Cush. ¿Por qué te has levantado como gobernante sin hacérmelo saber? ¿Has visto lo que Egipto me ha hecho? El gobernante que está allí, Kamose el Fuerte, a quien has dado vida, me atacó en mi propio terreno (aunque) yo no lo había atacado, como todo lo que él te ha hacho. Escoge estos dos países para perseguirlos, mi país y el tuyo. Él los ha destruido. Viene hacia el norte. No vaciles. Mira, él está aquí en mi mano y nadie está esperándote en esta (parte de Egipto). Mira, no lo dejaré marcharse hasta que haya llegado. Luego nos dividiremos las ciudades de este Egipto y nuestros (dos países) serán felices en su júbilo”.
Wady-kheper-Ra el Fuerte, quien es dado vida, el que controla situaciones, países extranjeros me han sido dados, los Dos Países están debajo de mí, así como los ríos. Ningún camino puede ser encontrado para invadirme y no he descuidado mi ejército. El rostro del norteño fue apartado; se amedrentó mientras yo navegaba hacia el sur, antes que hubiese peleado, antes que lo hubiese alcanzado. Vio mi llamarada feroz y envió un mensaje hasta Cush para buscar protección para sí mismo. Capturé (el mensaje) en el camino y no le permití llegar. Entonces se lo devolví nuevamente, dejándolo en la ribera oriental, cerca de Atfih . Mi fuerza penetró en su corazón y su cuerpo estaba deshecho cuando su mensajero le dijo lo que yo le había hecho al nomo de Cynopolis , que había sido de su propiedad. Envié una fuerte brigada que recorrió el país para asolar el oasis de Bahariyah, mientras yo estaba en Sako para evitar rebeliones a mi retaguardia.
Navegué hacia el sur con fuerza de corazón, alegre, destruyendo a todo rebelde qie estaba en el camino. ¡Qué feliz viaje hacia el sur para el Gobernante, que viva, esté próspero y sano, teniendo a su ejército delante! No hubo pérdidas; ningún hombre perdió a su compañero. Sus corazones no se lamentaban a medida que me movía hacia la región de la Ciudad en la estación de la inundación. Cada rostro estaba resplandeciente; el país estaba en la abundancia; la orilla del río estaba desenfrenada. Mujeres y hombres vinieron para verme. Cada mujer abrazaba a su compañero. No había rostro con lágrimas. Quemé incienso a Amón en el santuario interior y en el lugar donde se dice: “Recibe cosas buenas”, cuando él (Amón) da la espada al Hijo de Amón que viva, esté próspero y sano –el rey permanente, Wady-keper-Ra, hijo de Ra Kamose el Fuerte, a quien es dado vida; que ha subyugado el sur y abatido el norte, el que se apoderó del país por la fuerza; a quien es dado vida, estabilidad y regocijo, mientras su corazón está gozoso con su ka, como Ra eternamente [...]

Traducido de Pritchard, ed., Ancient Near Eastern Texts relating
To de Old Testament, pp. 554-555.
Traductor: Perla Fuscaldo

Fuente Egipcia Nº 15
HIMNO A ATÓN

En su nombre de luz, que es
En Atón, vivo por siempre
En la eternidad,
Y del Atón vivo que está de fiesta, señor
De todo aquello que circunda a Atón.
Señor del cielo, señor de la tierra,
Señor de la Casa de Atón en Ahket Atón
Rey del Valle y Rey del Delta que vive de
La verdad (Maat)
Señor de los Dos Países, Nefer-heperu-Re
Ua-en-Re.
Hijo de Re, el que vive de la verdad
(Maat)
Señor de las dos coronas Akhenaton, excelso
De duración:
Y de la gran esposa real que él ama
La señora de las Dos Tierras Nefer-nefru-
Aton-Nefertiti
Viva sana, joven en la eternidad, para
Siempre.
Él dice:
Tú surges hermoso en el horizonte del cielo
Oh, Atón vivo, que has dado comienzo a
La existencia.
Cuando te levantas en el horizonte
De Oriente
Llenas toda la tierra con tus bellezas
Tú eres hermoso, grande espléndido,
Excelso
Sobre cada país;
Tus rayos circundan las tierras
Hasta el límite de todo lo que tú has
Creado.
Tú eres Re, y conquistas hasta sus límites.
Tú las legas para tu amado hijo.
Tú estás lejos, pero tus rayos están sobre
La tierra.
Tú estás delante (de la gente) pero ellos
No ven tu vida.
Cuando tú vas en paz hacia el horizonte
Occidental,
La tierra, en la Oscuridad, está como muerta,
Los que duermen están en sus habitaciones,
Las cabezas están cubiertas.
Un ojo no ve al otro.
Si robasen sus bienes que están bajo sus
Cabezas,
Ellos no se darían cuenta.
Todos los leones salen de sus guaridas;
Todas las serpientes los muerden.
La oscuridad es clara para ellos.
Yace la tierra en silencio
Su creador reposa en el horizonte.
Al alba tú reapareces en el horizonte
Y resplandeces como Atón durante todo
El día.
Tú echas las tinieblas y lanzas tus rayos.
Los Dos Tierras están de fiesta:
Despertáos y levantáos sobre vuestros
Dos pies:
Tú los has hecho alzar,
Lavan sus miembros,
Toman sus vestimentas
Sus brazos están adorando tu salida.
La tierra entera se entrega al trabajo.
Cada animal goza de sus pasturas.
Árboles y zarcas reverdecen
Los pájaros vuelan de su nido,
Con las alas en el gesto de adoración
De tu esencia (ka)
Los animales salvajes cazados sobre sus pies.
Algunos se vuelan, otros se posan,
Ellos viven cuando tú te levantas para
Ellos.
Las barcas salen y descienden la corriente
Porque cada camino se abre con tu
Despertar
Los peces del río nadan serpenteando
Hacia ti
Tus rayos llegan al fondo del mar.
Tú que procuras que el germen sea fecundo
En las mujeres,
Tú que pones la simiente en los hombres,
Tú que das vida al hijo en el vientre
De su madre,
Que lo calmas para que no llore,
Tú, nodriza de quien está aún en el vientre,
Que das aire para hacer vivir todo lo
que creas
cuando se desliza del vientre a la tierra
el día del nacimiento
tú le abres la boca para que hable
y provees a sus necesidades.
Cuando el pollito está en el huevo
Tú le das, allí dentro, el aire para que viva
Tú lo moldeas para que rompa el huevo
Y salga para hablar y completarse
Y para que camine sobre su planta apenas
Ha salido.
¡Qué numerosas son tus obras!
Son incognoscibles al rostro (de los
Hombres)
Tú dios único fuera del cual ninguno
Existe.
Tú has creado la tierra a tu deseo,
Cuando estabas solo,
Con los hombres, las bestias, y cada
Animal salvaje,
Y todo lo que está sobre la tierra –y
Camina
Sobre sus pies-
Y todo lo que hay en el cielo y vuela con
Sus alas.
Y los países extranjeros, Siria, Nubia,
Y la tierra de Egipto.
Tú has puesto a cada hombre en su lugar,
Has provisto sus necesidades,
Cada cual con su comida,
Y la duración de su vida es contada.
Sus lenguas tienen palabras diferentes,
Y también sus caracteres, y sus pieles.
Has diferenciado a los pueblos extranjeros
Y has hecho el Nilo del mundo subterráneo.
Y lo llevas donde quieres para dar vida
A la gente
Así como tú has creado.
Tú, señor de todos ellos,
Que te fatigas por ellos,
¡Oh, Atón del día, grande de dignidad!
Y a todos los países extranjeros y lejanos
Tú también los haces vivir.
Has puesto en el cielo un Nilo que
Desciende para ellos (o sea la lluvia)
Y que ondea en los montes como un mar
Y moja sus campos y sus caminos.
¡Qué perfectos son todos tus consejos
oh, señor de la eternidad!
El Nilo desde el cielo es tu regalo para los
Extranjeros.
Y para todos los animales del desierto que
Caminan sobre sus pies;
Pero el verdadero Nilo viene de las entrañas
Para Egipto.
Tus rayos nutren todas las plantas;
Cuando tú brillas, ellas viven y prosperan
Por ti.
Tú haces las estaciones
Para hacer que se desarrolle todo lo que
Tú creas:
El invierno para refrescarlas,
El calor para que te gocen.
Tú has hecho el cielo lejano
Para resplandecer en él
Y par ver todo, tú, único
Que brillas en tu forma de Atón vivo
Alto, luminoso, lejano (y sin embargo)
Cercano.
Tú haces millones de formas, tú, único:
Ciudades, aldeas, campos, caminos, ríos.
Cada ojo ve delante suyo
Y tú eres Atón del día sobre la tierra.
Cuando tú te has ido
Y duerme cada ojo de los que tú has
Creado la mirada
Para no estar solo.
Y no se ve más lo que tú has creado,
Tú estás todavía en mi corazón.
No hay ningún otro que te conozca
Salvo tu hijo Nefer-kheperu-Re-Ua-en Re
Tú haces que él conozca perfectamente tus
Planes y tu valor.
La tierra está en tu mano
Como tú la has creado.
Si tú brillas, ellos viven,
Si te ocultas, ellos mueren;
Tú eres la duración misma de la vida
Y de ti vivimos.
Los ojos ven la belleza, hasta tu ocaso.
Cuando te pones hacia la derecha
(a Occidente) se abandona toda tarea.
Cuando tú resplandeces, das vigor para
El rey.
Y hay agilidad en cada pierna
Desde que tú has creado la tierra.
Tú te levantas para tu hijo
Que ha salido de tu cuerpo.
El Rey del Valle y del Delta que vive
De la verdad.
El señor de los Dos Países Nefer-Kheperu-Re
El hijo de Re que vive de la verdad.
El Señor de las coronas, Akhenaton,
Excelso de duración de vida;
Y de la gran esposa real, la señora de los Dos
Países, Neker-neferu-Atón-Nefertiti
Viva joven para siempre en la eternidad.

Fuente Egipcia Nº 16
IMPERIO NUEVO
LIBRO DE LOS MUERTOS – CÁP. 125

De la literatura egipcia hay una gran proporción de textos que buscan asegurar la felicidad eterna para el muerto. Durante el Imperio Nuevo y la Baja Época, esos textos mortuorios estaban consignados normalmente en papiros y fueron reunidos por los egiptólogos bajo el título de “El Libro de Los Muertos”. Una parte común de esta colección de textos misceláneos considera al muerto en la situación de testimoniar ante un tribunal póstumo y de negar toda culpa en una serie de crímenes y culpas. Esta así llamada “confesión negativa” es una de las pocas fuentes que existen sobre las normas sociales egipcias. Sus protestas negativas deben ser estudiadas junto con las actitudes positivas en los libros de sabiduría.


“Lo que se dice al llegar a la Gran Sala de las Justicias , al absolver a X de todos los pecados que ha cometido y viendo los rostros de todos los dioses:
Osiris ‘Salud a ti, oh gran dios, señor de las Dos Justicias! He venido a ti, señor mío, he sido traído para ver tu belleza. Yo te conozco; conozco tu nombre y los nombres de los cuarenta y dos dioses que están contigo en la Gran Sala de las Dos Justicias , que viven de ellos, que evitan el mal y que beben su sangre en este día de rendir cuenta del carácter ante Wennofer . Mira, Sati-mertifi, Señor de la Justicia es tu nombre.
He venido a ti; he traído para ti la justicia; para ti he expulsado el engaño’
A 1. No he hecho mal a los hombres.
A 2. No he maltratado al ganado.
A 3. No he cometido pecados en el lugar de la verdad .

A 4. No he conocido lo que no existe .
A 5. No he visto el mal...
A 6. ....
A 7. Mi nombre no ha llegado al Señor de la Barca .
A 8. No he blasfemado contra un dios.
A 9. No he hecho violencia a un pobre.
A 10. No he hecho lo que los dioses abominan.
A 11. No he difamado a un esclavo ante su amo.
A 12. No hice enfermar.
A 13. No hice llorar.
A 14. No he matado.
A 15. No he dado órdenes a uno para que mate.
A 16. No he causado sufrimiento.
A 17. No he hecho mermar ofrendas en los templos.
A 18. NO he Dañado el plan de los dioses.
A 19. No he tomado los panes de los benditos.
A 20. No he tenido relaciones sexuales con un muchacho.
A 21. No he mancillado.
A 22. No he aumentado ni disminuido la medida del grano.
A 23. No he disminuido la arura .
A 24. No he falsificado una medida de arura en la tierra.
A 25. No he añadido a las pesas de la balanza.
A 26. No he alterado el fiel de los platillos.
A 27. No he quitado la leche de las bocas de los lactantes.
A 28. No he expulsado el ganado de sus lugares de pastoreo.
A 29. No he tendido trampas a los pájaros de los dioses.
A 30. No he pescado peces en sus pantanos .
A 31. No he detenido el agua en su estación .
A 32. No he construido diques contra el agua corriente.
A 33. No he extinguido un fuego en su tiempo.
A 34. No he descuidado los tiempos de guardar y sus ofrendas de carne .
A 35. No he echado al ganado de la propiedad del dios.
A 36. No he detenido a un dios en su procesión.

‘Soy puro –cuatro veces-. Mi pureza es la pureza de ese gran pájaro Benu que está en Heracleópolis, porque yo soy realmente esa nariz del Señor del Aliento, que hace vivir a todos los hombres, en ese día en que se completa el Ojo (de Horus) en Heliópolis, el último día del 2º mes de la 2ª estación, en presencia del señor de este país . Soy uno que ha visto el contemplar del Ojo en Heliópolis. Nunca me ocurrirá nada malo en este país, en esta Gran Sala de las Dos Justicias, porque conozco los nombres de estos dioses que están en ella, los compañeros del gran dios .

B 1. Oh, Largo-de-Pasos, que procede de Heliópolis, no he cometido mal.
B 2. Oh, Abrazador-del-Fuego, que procede de Babilonia , no he robado.
B 3. Oh, Nariz-Larga, que procede de Hermópolis, no he sido codicioso.
B 4. Oh, Tragador-de-Sombras, no he robado.
B 5. Oh, Peligroso-de-Rostro, que procede de Ro-setau, no he matado gente.
B 6. Oh, Ruti, que procede del cielo, no he dañado la medida del grano.
B 7. Oh, Sus-Ojos-son-de-Pedernal, que procede del santuario, no he causado defraudación.
B 8. Oh, Flamígero, que procede de atrás, no he robado la propiedad de un dios.
B 9. Oh, Quebrador-de-Huesos, que procede de Heracleópolis, no he dicho mentiras.
B 10. Oh, Manda-Fuego, que procede de Menfis, no he robado alimentos.
B 11. Oh, Morador-en-el-Pozo, que procede del Oeste, no he sido querellador.
B 12. Oh, Blanco-de-Dientes, que procede de Fayum, no he transgredido.
B 13. Oh, Comedor-de-Sangre, que procede del Tajo, no he matado ganado sagrado.
B 14. Oh, Comedor-de-Entrañas, que procede del Tribunal de los Treinta , no he practicado usura.
B 15. Oh, Señor-de-Justicia, que procede de Ma’ati, no he robado la ración de pan.
B 16. Oh, Errante, que procede de Bubastis, no he chismeado.
B 17. Oh, Aadi, que procede de Heliópolis, mi boca no ha perdido el control.
B 18. Oh. Serpiente-Dyudyu, que procede de Bubastis, no he argüido con alguien citado (en un juicio) por su
propiedad.
B 19. Oh, Serpiente Wmenti, que procede del ligar del juicio, no he cometido adulterio .

B 20. Oh, Maa-Intef, que procede del templo de Min, no me he mancillado.
B 21. Oh, Superior-de-los-Nobles, que procede de Imau, no he causado terror.
B 22. Oh, Destructor, que procede del nomo Saíta, no he transgredido.
B 23. Oh, Malhechor, que procede del santuario, no me he acalorado.
B 24. Oh, Niño, que procede del Nomo Heliopolitano, no he sido indiferente a una cuestión de justicia.
B 25. Oh, Ser-Kheru, que procede de Wensi, no he sido pendenciero.
B 26. Oh, Bastet, que procede del santuario, no he disimulado .
B 27. Oh, Rostro-vuelto, que procede de Tep-het-dyat, no he sido pervertido, no he tenido relaciones sexuales
con un muchacho.
B 28. OH, Caliente-de-Pierna, que procede del Crepúsculo, no he sido solapado .
B 29. Oh, Oscuro, que procede de la oscuridad, no he sido ofensivo.
B 30. Oh, Apostdor-de-su-paz, que procede de Sais, no he sido brutal.
B 31. Oh, Señor-de-Rostros, que procede del Nomo Hercompolita, mi corazón no ha sido precipitado.
B 32. Oh, Hacedor-de-Planes, que procede de Utenet, no he transgredido mi color, no he lavado al dios .
B 33. Oh, Señor-de-Cuernos, que procede de Siut, mi voz no ha sido excesiva en la discusión.
B 34. Oh, Nefer-Ten, que procede de Menfis, no he cometido pecados, no he hecho mal.
B 35. Oh, Tem-sep, que procede de Busiris, no he sido ofensivo con un rey.
B 36. Oh, El-que-obra-con-su-corazón, que procede de Tye bu, no me he enlodado en agua .
B 37. Oh, Flotador, que procede de Nun , mi voz no ha sido alta.
B 38. Oh, Capitán-del-Pueblo, que procede de Su Santuario, no he sido ofensivo con un dios.
B 39. Oh, Neheb-nefert, que procede del Nomo Saíta, nunca procedí con hinchazón .
B 40. Oh, Neher-kau, que procede de la ciudad, no he hecho discriminaciones en mi favor.
B 41. Oh, Serpiente Cabeza-Alta, que procede de la caverna, mi porción no ha sido (demasiado) grande, ni siquiera mi propiedad.
B 42. Oh, Serpiente In-af, que procede del cementerio, no he blasfemado contra mi dios local.


Palabras a decir por el muerto

‘Salud a vosotros, dioses que están en esta Gran Sala de las Dos Justicias! Yo os conozco, conozco vuestros nombres. No caeré por temor de vosotros. No habéis traído mi culpabilidad a este dios en cuyo séquito estáis; ningún hecho mío ha salido de vosotros’.
Habéis hablado la verdad acerca de mí en presencia del Señor Universal porque he obrado justamente en Egipto. No he ofendido a un dios. Ningún hecho mío ha venido de un rey que está en su día’.
Salud a vosotros que estáis en la Gran Sala de las Dos Justicias , que no tenéis engaño en vuestros cuerpos, que vivís en la verdad y que os alimentáis de la verdad en presencia de Horus, que está en su disco solar. Ojalá me rescatéis de Babi, que vive de las entrañas de los ancianos en ese día de rendir cuenta del carácter . Miradme, he venido a vosotros sin pecado, sin culpa, sin mal, sin testigo (contra mí), con ninguno contra quien haya entablado demanda. Vivo de la verdad y me alimento de la verdad. He hecho lo que los hombres dijeron y lo que contenta a los dioses. He satisfecho a un dios con lo que él desea. He dado pan al hambriento, agua al sediento, vestido al desnudo y una barca a quien carecía de ella . He provisto de ofrendas divinas a los dioses y de ofrendas funerarias a los muertos .
Salvadme, protegedme! No haréis cargo contra mí en presencia (del gran dios). Soy un puro de boca y puro de manos; uno a quien dicen los que le ven:
¡Bienvenido, bienvenido en paz!, porque he oído a aquellas grandes palabras que el asno discutió con él gato en la casa del hipopótamo, cuando el testigo era Rostro-vuelto y lanzó un grito . He visto el hender del árbol ished en Ro-setau . Soy uno que me preocupo por los dioses, que conoce la naturaleza de los cuerpos. He venido aquí para atestiguar a la justicia y a traer los platillos a su (correcta) posición en el cementerio.
Oh, tú que estás alto sobre tu estandarte, señor de la corona Atef, cuyo nombre ha sido hecho Señor del Aliento , sálvame de tus mensajeros que profieren impurezas y crean destrucción, que no tienen tapados sus rostros porque yo he realizado justicia para el Señor de Justicia y soy puro: mi frente es pura, mi parte posterior está limpia, mi parte media está en el agua fluyente de justicia, no hay parte de mí libre de justicia . No te anunciaré, dice el portero de la Gran Sala de las Dos Justicias, a menos que digas mi nombre. Conocedor de corazones, Investigador de Cuerpos es tu nombre. ¿A quién debo anunciarte, pues? Al dios que está en su hora (de servicio). Has de decir esto al intérprete de los Dos Países. Bueno, ¿quién es el intérprete de los Dos Países? Es Thot .
Ven, dice Thot, ¿por qué has venido? He venido aquí para ser anunciado. ¿Cuál es tu condición? Soy puro de pecado. Me he protegido de la rivalidad de los que están en sus días. No estoy entre ellos.
Entonces, ¿a quién anuncio? Te anunciaré a (aquel cuyo) techo es de fuego (cuyas) paredes son serpientes vivas y cuyo piso es de agua. ¿Quién es él? Es Osiris. Ve, pues. Mira, eres anunciado. Tu pan es el ojo restaurado; tu cerveza es el ojo restaurado. Tienes ofrendas que aparecen a la invocación sobre la tierra en el ojo restaurado .

Así habló Osiris a X, el difunto.

Traductor: Ana María Fund Patrón

Fuente Egipcia Nº 17
HIMNO CANÍBAL (RECITACIÓN 273-4)

El cielo está encapotado, palidecen las estrellas
Tiritan los ámbitos celestiales; se estremecen los huesos de la tierra.
Se han llamado a silencio los planetas
Han visto al rey Unis apareciendo en su poder:
Un dios que vive de sus padres, que se alimenta de sus madres.
Unis es el señor de la astucia, cuya madre no conoce su nombre.
La gloria de Unis está en el cielo; su poder está en el horizonte.
Como Atum, su padre, su engendrador: aunque su engendrado es más fuerte que él.
Los poderes masculinos (K3w) de Unis están detrás de él; sus poderes femeninos (hmswt) están bajo sus pies.
Los dioses están sobre su cabeza; sus cobras (uraei) están en lo alto de su frente.
La serpiente conductora de Unis está en su frente: ella, la que escruta el alma (enemiga), la (serpiente) “Llama de Fuego”
Los poderes de Uni lo protegen.
Unis es el toro del cielo, un ulcerado que vive de la existencia de todo dios;
El que come sus entrañas cuando vienen con sus vientres llenos de magia.
De la isla de Fuego (nsisi).

Unis es un equipado que ha incorporado sus espíritus.
Unis ha aparecido como un Grande, como un señor de servidores.
Se sienta y da su espalda a Geb.
Es Unis que dará juicio, junto con “Aquel-cuyo-nombre-está-oculto”.

En ese día de matar a los mayores (smsw).
Unis es un poseedor de ofrendas que anuda la cuerda.
Él mismo prepara su comna.
Unis es uno que come gente y se alimenta de dioses.
Señor de porteadores que despacha mensajes.
Es “El que empuña el copete”, que está en Kh3w.
Es el que los prende con el brazo de Unis.
Es “La serpiente de cabeza erguida”, la que los guarda para él, la que los sujeta para él.
“El que está sobre la sangre” (de las víctimas), es el que los ata para Unis;
es Khonsu, matador de señores, el que los degüella para Unis.
Él arranca para él lo que hay en sus entrañas.
Es el mensajero que él (Unis) envía para contender.
Es Ssmw el que los trincha para Unis y cocina de ellos los platos de la cena en sus ollas.
Unis es el que como su magia, el que devora sus espíritus.
Los más grandes de ellos son para su desayuno, los medianos para su almuerzo los pequeños para su cena.
Sus ancianos y ancianas son para su combustible.
Los Grandes en el nombre del cielo son los que encienden el fuego.
Para los calderos que los contienen con los muslos de los más viejos de ellos.
Porque los habitantes del cielo sirven a Unis y las ollas del fogón son restregadas para él con los pies de sus mujeres.
Ha circuido el total de los dos cielos;
Ha viajado alrededor de las Dos Riberas.
Uni es el gran poder, uno que tiene poder sobre los poderosos.
Es la imagen sagrada, la más sagrada de las sagradas imágenes del Grande.
A quien encuentra en su camino se lo come entero.
El lugar de Unis está delante de todos los dignatarios que están en el horizonte.
Unis es un dios antiguo más que los antiguos.
Miles lo sirven, cientos le hacen ofrendas;
Rango, como el poder grande le ha sido dado, por Orión padre de los dioses.
El rey Unis ha aparecido de nuevo en el cielo;
Es coronado como señor del horizonte.
Ha roto vértebras y espinazo;
Se ha apoderado de los corazones de los dioses;

(*) Profesor en Historia (ISJVG). Jefe del departamento Investigación Histórica del Instituto Superior Dr. Arturo Jauretche. Autor de Marxistas Latinoamericanos y Los Malditos. Hombres y Mujeres Excluidos de la Historia Oficial de los Argentinos. Titular de las cátedras Investigación Histórica II y Epistemología de la Historia y de las Ciencias Sociales en el Instituto Superior Dr. Arturo Jauretche. Conferencista.
.

NOTAS
(i) Esta palabra significa, posiblemente, “la verdad de Thot”.

(ii) Los parágrafos 75 a 82 son un extracto textual de Manetón, de primera o de segunda mano.

(iii) Posiblemente transcripción del nombre de uno de reyes Tetumes, de fines de la dinastía XIV.

(iv) Manetón resalta el imponente poderío asirio. Pero la época a la que se refieren los relatos de los parágrafos 77-90 es bastante anterior a la expansión asiria. Maspero pensó que debía referirse a los caldeos (Historie Ancienne, II, p. 52).

(v) El nombre egipcio es Hanarit.

(vi) El parágrafo 83 tiene correcciones hechas por un comentarista a la obra de Manetón y que Josefo incluyó sin tener en cuenta su origen. El mismo Manetón daba por seguro el origen árabe de los Hicsos.

(vii) Los parágrafos 84-90 no son una cita textual de Manetón sino un resumen tomado de alguna otra fuente mal informada.

(viii)Transcripción defectuosa de Tuthmosis III.

(ix) Aproximadamente 2756 a. C. Parecería que Josefo tomó la arura por una medida de longitud.

(x) Josefo olvida que ya se ha tratado sobre Avaris y sus fortificaciones en el parágrafo 78.

(xi) Según los documentos egipcios Avaris había sido tomada por la fuerza por el rey Ahmosis.

(xii) Esta cifra reproduce la de los hoplitas dada en el parágrafo 78.

(xiii)En su conversación con el faraón, los hijos de Jacob declaran que son pastores como lo han sido sus padres (Génesis XLVI, 34; XLVII, 3).

(xiv)O más bien su copero (Génesis XL, 15).

(xv) La tradición ejercía una influencia dominante en la transmisión del saber tanto técnico como moral. Los egipcios desconocían la dialéctica, que por definiciones y principios permite obtener consecuencias por vía deductiva. De sus tentativas para valerse del diálogo sólo subsisten dos tímidos ensayos de la Época del Imperio Medio: los titulados por Erman “Disputa de un cansado de la vida con su alma” y “Lamentación de Kheperrasonbu”.

(xvi) Reinos del Norte y del Sur.

(xvii) Esto es: no te envanezcas.

(xviii) Esto es: termina en la miseria.

(xix) Esto es: en tu casa; no como ahora, en la corte.

(xx) Metáfora por hijo o sucesor.

(xxi) Descubrir el brazo de los vestidos, para saludar.

(xxii) La última edición del texto de Uni es la de P. Tresson, L’inscription de Uni, ap. II, Bibliotheque d’ etude, t. VIII, 1919; cf. Urk I, 98-110.

(xxiii) Acerca de las sustancias traídas a cuenta (abastecimiento en especie) y las horas de prestación personal, véase Moret, A., El Nilo y la Civilización Egipcia, FFL de UBA, 1979, Instituto de Historia Antigua Oriental, Serie Bibliográfica Nº 4.

(xxiv) Canteras de granito, cerca de Assuan.

(xxv) El piramidón se denomina BENNENT como un obelisco.

(xxvi) Como diríamos, un buque de ocho metros, ocho toneladas.

(xxvii) Alabastronopolis, célebres canteras de alabastro cerca de El-Amarna.

(xxviii) Los escollos de la primera catarata que no se pueden atravesar más que por canales en buen estado.

(xxix) Liter. “verdadero”, se dice de los cargos no honoríficos que se ejercen realmente.

(xxx) Fundador de las dinastías heracleopolitanas.

(xxxi) En la región de Fayum.

(xxxii) La referencia es a un mundo del más allá, el de los campos de Thot, cuyo plano y representaciones quizás tenía Kheops para utilizarlos en la construcción o decoración de su tumba. El egiptólogo Hornung ha demostrado que las siete capillas de pedernal figuran en un plano esquemático en el sarcófago de Igr de Guebelen, plano semejante en un todo a los diseños del llamado Libro de los dos caminos. En el sarcófago hay una inscripción junto a las capillas que dice: “Estas son las capillas del campo de los dioses, en el que Ra come uvas junto con los dioses de su cortejo.” Lo que en el sarcófago es campo celestial, en el cuento de Kheops y los magos figura como santuario.
El texto del sarcófago habilitaba al muerto a ser alimentado con Ra y los dioses de su cortejo de las provisiones del campo de Thot. En el cuento se quiere significar que el otro mundo –solar- no será alcanzado por Kheops sino por sus sucesores de la V dinastía.
Las capillas o su diseño se guardaban en Heliópolis, en el cuarto llamado de la Probación o Revisión, alusión sin duda a la prueba de la integridad o de la invulnerabilidad del cuerpo en el otro mundo, o quizás también la prueba del sufrimiento o castigo de los condenados allí.
Las ideas del otro mundo que figuran en el cuento no son las del cuento de Kheops sino de la composición del texto, es decir, las ideas del Imperio Medio.

(xxxiii) Título del Gran Sacerdote de Heliópolis.

(xxxiv) Es el anuncio de que la sucesión real pasará a otra familia (a los reyes de la V dinastía). La sucesión real de Kheops figura abreviada: después de él, Khefrén; después de éste, Micerino y después el primer rey de la V dinastía.

(xxxv) Es decir: en parte al descubierto.

(xxxvi) Diosa del parto.

(xxxvii) Heket es diosa rana asociada a Khnum, dios modelador de las criaturas.

(xxxviii) Lit., caídos o cabeza abajo.

(xxxix) Lit., sobre ellas y ella.

(xl) Blackman interpreta que significa patear.

(xli) Corresponde, sin duda, a Sahw-Ra, segundo rey de la V dinastía, que significa Ra (me) ha gratificado, según el Diccionario de Berlín, interpretación que Lefebvre acepta como plausible, es decir, que su similitud con el Sah-Ra del cuento no es de sentido sino un caso de paronimia meramente formal.

(xlii) Corresponde al tercer rey de la V dinastía llamado Kakai (Ksksi o Kki).

(xliii) Lit., sellado.

(xliv) Lit., sien.

(xlv) Lit., sello.

(xlvi) Lit., contra ella.

(xlvii) Lit., un mal golpe.

(xlviii) Lit., las rodillas.

(xlix) Odiado.

(l) Lit., la muerte está hoy frente a mí.

(li) Tomado de Rosenvasser, A., Las Ideas Morales en el Antiguo Egipto, F. F. y L., UBA, 1973. Instituto de Historia Antigua Oriental, Serie Bibliográfica Nº 15.

(lii) ...algo para comer...

(liii) Diosa del canto.

(liv) En el séquito del dios sol, en el viaje diario de su barca, están los muertos que han sido liberados de los cuidados de este mundo.

(lv) La creación es una especie de liberación de los enredos. Aquí, el dios creador, que es también el dios sol, se ha liberado del dragón serpiente, que amenazaba su viaje diario. Aparentemente, los actos buenos del dios eran el medio de liberarse, con los que silenciaba el mal de la serpiente, haciendo cesar la desigualdad en este mundo.

(lvi) Esto es el amanecer, o al comienzo.

(lvii) La yuxtaposición de esta afirmación de la creación igualitaria del dios y la afirmación de la desobediencia del hombre a la orden divina, significa que el hombre –y no el dios- es responsable de la desigualdad social.

(lviii) El servicio piadoso de los dioses locales proporcionaría seguridad para la vida ininterrumpida en el occidente, el reino de los muertos. Esta idea está relacionada con las afirmaciones de igualdad precedentes. Durante el Imperio Medio, la otra vida plena y poderosa, que había sido antes sólo prerrogativa de los reyes, ha sido extendida a todos los hombres de mérito y puede ganarse localmente, sin tener vínculos con la corte real.

(lix) En algunos términos inciertos hay una relación entre la creación de los dioses y la creación del hombre, ambas exudaciones del dios creador. Estos pueden ser los cuatro dioses que reciben al muerto en su llegada al otro mundo.

(lx) Neferusí estaba a escasa distancia, al norte de Hermópolis. No se sabe nada sobre Teti, el hijo de Pepi, cuyo nombre egipcio sugiere que era un vasallo local del rey hicso.

(lxi) Sobre Teti, el hijo de Pepi, y los asiáticos que estaban con él.

(lxii) La lectura del nombre del lugar –si es así- y su ubicación son ciertas.

(lxiii) La escasa parte restante no puede ser traducida.

(lxiv) Tal vez Pathyris, la actual Gebelin en el Alto Egipto.

(lxv) ¿Se trata de las dos márgenes del río?

(lxvi) Afroditopolis, unos 60 Km. al sur de El Cairo.

(lxvii) El nomo XVII del Alto Egipto, unos 130 Km. al sur de El Cairo.

(lxviii) Actualmente el-Qais, en nomo XVII. Bahariyah está a 120 Km. al oeste de Sako.

(lxix) Es decir, Tebas.

(lxx) El lugar del juicio en el otro mundo. El significado del cual es oscuro, aunque evidentemente forma parte de ese equilibrado dualismo de los antiguos egipcios.

(lxxi) El nombre y el título del muerto.

(lxxii) Osiris es juez de los muertos.

(lxiii) El conocer un nombre era una fuerza importante para ejercer cierto control o influencia. No sabemos por qué el jurado divino estaba compuesto por cuarenta y dos miembros.

(lxxiv) Wen-nofer es Osiris. Los cuarenta y dos jueces son también vengadores de la culpa.

(lxxv) La siguiente numeración de las series A y B de confesiones es la de Maystre. La afirmación final, que sigue a la serie B está tomada del papiro de Un, de la dinastía XVIII.

(lxxvi) El templo o la necrópolis.

(lxxvii) No he tratado de averiguar lo que no alude a los mortales.

(lxxviii) La barca solar, pero aquí no es clara su aplicación.

(lxxix) Medida de superficie.

(lxxx) Los pantanos son los dominios del templo.

(lxxxi) Negando las aguas de inundación a otros.

(lxxxii) Las ofrendas en las fiestas ordinarias.

(lxxxiii) El pájaro Fénix.

(lxxxiv) Lo que se menciona es una fiesta lunar, pero buena parte de la alusión es oscura.

(lxxxv) En la parte B de esta confesión el difunto se dirige a cada uno de los cuarenta y dos jueces divinos por su nombre.

(lxxxvi) En Egipto, cerca de El Cairo.

(lxxxvii) Un tribunal de magistrados egipcios en este mundo.

(lxxxviii) “No he tenido relaciones sexuales con la mujer de otro hombre”.

(lxxxix) ¿Disimulado ante la justicia?

(xc) ¿No he sido evasivo, taimado?

(xci) El significado de ambas partes es oscuro.

(xcii) ¿Un modismo?

(xciii) Las aguas del abismo.

(xciv) ¿Un modismo?

(xcv) Va el nombre y el título del muerto (x).

(xcvi) Los cuarenta y dos dioses divinos y los otros miembros del tribunal.

(xcvii) Babi es un nombre del Devorador de los Muertos.

(xcviii) Las afirmaciones rotundas de benevolencia de esta oración eran comunes en los textos funerarios grabados en las tumbas egipcias.

(xcix) Las ofrendas que aparecen el la invocación por los muertos podían ser evocadas por las palabras correctas.

(c) El episodio es desconocido.

(ci) Este episodio del rajar del árbol por un gato, ocurre también en el capítulo 17 pero no muy claramente.

(cii) En los cuales se pesaba el carácter de un muerto.

(ciii) Osiris.

(civ) Para significar que no se apiadan.

(cv) La traducción omite tres exámenes sufridos por el difunto antes de entrar en la sala de juicio. Primeramente, examinadores desconocidos lo interrogan acerca de alusiones mitológicas y lo dejan seguir a la puerta del tribunal si ha contestado bien, luego las diferentes partes de la puerta exigen que él diga cada uno de los nombres mágicos para poder atravesar dicha puerta.
Finalmente, deberá decir los nombres mágicos de sus dos pies al caminar para que el enlozado de la sala le permita pisarlo. Después de pasar estas pruebas satisfactoriamente, se encara con el portero.

(cvi) Acerca de Thot, como el intérprete o maestro del protocolo, véase K. Sethe, Studies Presented to Griffith, pág. 433.

(cvii) El ojo restaurado de Horus, símbolo de ofrendas.


SI UTILIZA ESTE TRABAJO POR FAVOR CITE
www.institutojauretche.edu.ar
Bs.As. - Argentina
Instituto superior Dr. Arturo Jauretche | Arenales 940 | P. San Martín | Merlo - 1722 - B.A. | Tel. 0220-4805594