Publicaciones
DEPARTAMENTO DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA
FUENTES PARA LA HISTORIA ANTIGUA DEL PRÓXIMO ORIENTE
Por Maximiliano Molocznik (*)
 
Fuente Mesopotámica Nº 1: La realeza descendió del cielo (lista de reyes súmeros)

“Después que la realeza (es decir, el cetro) hubiese descendido del cielo, Eridú se volvió (el asiento de) la realeza. En Eridú Alulim reinó 28.800 años; Alzagar reinó 36.000 años –dos reyes reinaron 64.800 años. Eridú fue abandonada (y) su realeza fue llevada a Badtibira”.
“En Badtibira Enmenluanna reinó 43.200 años; Enmemgalanna reinó 28.800 años; Demuzi, el pastor, reinó 36.000 años -tres reyes reinaron 108.000 años. Badtibira fue abandonada (y) su realeza fue llevada a Larak”.

“En Larak Ensipazianna reinó 28.800 años –un rey reinó 28.800 años. Larak fue abandonada (y) su realeza fue llevada a Sippar”.

“En Sippar, Enmeduranna reinó 21.000 años –un rey reinó 21.000 años. Sippar fue abandonada y su realeza fue llevada a Shuruppak”.

“En Shuruppak Ubartutu reinó 18.600 años –un rey reinó 18.600 años”.

“(Total) cinco ciudades, ocho reyes reinaron 241.200 años”.

“Entonces el diluvio barrió (la tierra). Después que el diluvio hubiese barrido (la tierra) y la realeza descendido del cielo (por segunda vez), Kish se volvió (el asiento de) la realeza. En Kish Gaur reinó 1200 años; Gulla-Nidaba-annapad reinó 960 años; Palakinatim reinó 900 años; Nangishlishma reinó.... años; Bahina reinó.... años; Buanum reinó 840 años; Kalubum reinó 960 años; Galumum reinó 840 años; Zukakip reinó 900 años; Atab reinó 600 años; Mashda, el hijo de Atab, reinó 840 años; Arurim, el hijo de Mashda, reinó 720 años; Etana, el pastor, el que ascendió al cielo, el que hizo firme toda la tierra, reinó 1.560 años; Balih, el hijo de Etana, reinó 400 años; Enmenunna reinó 660 años; Melam Kish, el hijo de Enmenunna, reinó 900 años; Barsalnunna, el hijo de Enmenunna, reinó 1200 años; Meszamug, el hijo de Barsalnunna, reinó 140 años; Tizkar, el hijo de Meszamug, reinó 305 años; Ilku reinó 900 años; Iltasadum reinó 1200 años; Enmebaraggesi, el que aplastó las armas del país de Elam, reinó 900 años; Agga, el hijo de Enmebaraggesi, reinó 625 año. (Total) veintitrés reyes reinaron 24.510 años, tres meses, tres días y medio. Kish fue derrotada (en combate) (y) su realeza fue llevada a Enana”.

“En Enana Meskiaggasher, el hijo del (dios sol) Utu, reinó en total como en (y) como rey 324 años –Meskiaggasher penetró en el mar y subió a las montañas; Enmekar, el hijo de Meskiaggasher, rey de Uruk que había construido Uruk, reinó 420 años; Lugalbanda, el pastor, reinó 1200 años; Dumuzi, el pescador, cuya ciudad fue Kua, reinó 100 años; Gilgamesh, cuyo padre fue un nómade (¿?), reinó 126 años; Urnungal, el hijo de Gilgamesh, reinó 30 años; Udulkalamma, el hijo de Urnungal, reinó 15 años; Labasher reinó 9 años; Ennundaranna reinó 8 años; Meshede reinó 36 años; Melamanna reinó 6 años; Lugalkidul reinó 36 años. (Total) doce reyes reinaron 2.310 años. Uruk fue derrotada (en combate) (Y) la realeza fue llevada a Ur”.

“En Ur Mensannepadda reinó 80 años; Meskiagnunna, el hijo de Mesannepadda, reinó 36 años; Elulu reinó 25 años; Balulu reinó 36 años. (Total) cuatro reyes reinaron 177 años. Ur fue derrotada (en combate) (y) su realeza fue llevada a Awan”.

“(En Awan hubo tres reyes que reinaron 356 años, el resto del texto está destruido). Awan fue destruida (en combate) (y) su realeza fue llevada a Kish”.

En Kish.... reinó (más de) 201 años; Dadasig reinó.... años; Mamagal reinó 420 años; Kalbum, el hijo de Mamagal, reinó 132 años; Tuge reinó 360 años; Mennumma reinó 180 años; Lugalmu reinó 420 años; Ibbi-Ea reinó 290 años (¿?). (Total) ocho reyes reinaron 3195 años. Kish fue derrotada (en combate) (y) su realeza fue llevada a Hamazi”.

“En Hamazi Hadanish reinó 360 años. (Total) un rey reinó 360 años. Hamazi fue derrotada (en combate) (y) su realeza fue llevada a Ur”.

“En Ur (los nombres de los gobernantes de la Segunda Dinastía de Ur, cuatro en número, que probablemente reinaron 116 años, están destruidos)... Ur fue derrotada (en combate) (y) su realeza fue llevada a Adab”.

“En Adab Lugalannemundu reinó 90 años. (Total) un rey reinó 90 años. Adab fue derrotada (y) su realeza fue llevada a Mari”.

“En Mari Ilshu reinó 30 años;...., el hijo de Ilshu, reinó 17 años;.... reinó 30 años;.... reinó 20 años;.... reinó 30 años;.... reinó 9 años. (Total) seis reyes reinaron 136 años. Mari fue abandonada (y) su realeza fue llevada a Kish”.

“En Kish Ku-Bau, la guardiana de la posada, la que ha hecho firmes los cimientos de Kish, reinó 100 años como ‘rey’. (Total) un rey reinó 100 años. Kish fue derrotada (y) su realeza fue llevada a Akshak”.

“En Akshak Unzi reinó 30 años; Undalulu reinó 12 años; Urur (o Zuzu?) reinó seis años; Puzur-Nirah reinó 20 años; Ishu-il reinó 24 años; Shu-Sin, el hijo de Ishu-il, reinó 7 años. (Total) seis reyes reinaron noventa y nueve años. Akshak fue derrotada (y) su realeza fue llevada a Kish”.

“En Kish Puzur-Sin, hijo de Ku-Bau, reinó 25 años; Ur-Zababa, el hijo de Puzur-Sin, reinó 400 años. Simudarra reinó 30 años; Usiwatar, el hijo de Simudarra, reinó 7 años; Ishtar-muti reinó 11 años; Ishme-Shamash reinó 11 años; Nannia, el que trabaja la piedra, reinó 7 años. (Total) siete reyes reinaron 491 años. Kish fue derrotada (y) su realeza fue llevada a Uruk”.
“En Uruk Lugalzaggesi reinó 25 años. (Total) un rey reinó 25 años. Uruk fue derrotada (y) su realeza fue llevada a Agade”.

“En Agade Sargón, cuyo padre (¿?) era un jardinero, el copero de Ur-Zabada, el rey de Agadé que construyó Agade, reinó 56 años; Rimush, el hijo de Sargón, reinó 15 años; Naram-Sin, el hijo de Manishtushu, reinó 56 años; Sharkalisharri, el hijo de Naram-Sin, reinó 25 años. ¿Quién fue rey? ¿Quién no fue rey? (es decir, un periodo de anarquía). Igigi, el rey; Naum, el rey; IMI; EL REY; Elulu, el rey; cuatro de ellos fueron reyes (pero) reinaron (sólo) 3 años. Dudu reinó 21 años; Shudurul, el hijo de Dudu, reinó 15 años. (Total) once reyes reinaron 197 años. Agade fue derrotada (y) su realeza fue llevada a Uruk”.

“En Uruk, Urnigin reinó 7 años; Urgigir, el hijo de Urnigin, reinó 6 años; Kudda, reinó 6 años; Puzur_Ili reinó 5 años; Ur-Utu reinó 6 años. (Total) cinco reyes reinaron 30 años. Uruk fue aplastada por las armas (y) su realeza fue llevada a las hordas de los guti”.

“En las hordas de los guti (primero reinó) un rey sin nombre; (luego) Imta reinó 3 años; Inkishush reinó 6 años; Sarlagab reinó 6 años; Shulme reinó 6 años; Iarlagab reinó 15 años; Ibate reinó 3 años; ... reinó 3 años; Furum reinó 1 año; ... reinó 3 años; ... reinó 2 años; Irarum reinó 2 años .... Ibranum reinó 1 año; Álbum reinó 2 años; Puzur-Sin, el hijo de Álbum, reinó 7 años; Iarlaganda reinó 91 años, 40 días. Las hordas de los guti fueron derrotadas y su realeza fue llevada a Uruk”.

“En Uruk, Uthegal reinó 7 años, 6 meses y quince días. (Total) un rey reinó 7 años, 6 meses y quince días. Uruk fue aplastada por las armas (y) su realeza fue llevada a Ur”.

“En Ur, Ur-Nammu reinó 18 años; Shulgi, el hijo de Ur-Nammu, reinó 48 años; Amar-Sin, el hijo de Shulgi, reinó 9 años; Shu-Sin, el hijo de Amar-Sin (error por el hijo de Shulgi) reinó 9 años; Ibbi-Sin, el hijo de Shu-Sin, reinó 24 años. (Total) cinco reyes reinaron 108 años. Ur fue derrotada (y) su realeza fue llevada a Isin”.

“En Isin, Ishbi-Erra reinó 33 años; Shuilishu, el hijo de Ishbi-Erra, reinó 10 años; Idin-Dagan, el hijo de Shuilishu, reinó 21 años; Ishme-Dagan, el hijo de Idin-Dagan, reinó 20 años; Lipit-Ishtar, el hijo de Ishme-Dagan, reinó 11 años; Ur-Ninurta reinó 28 años; Bur-Sin, el hijo de Ur-Ninurta, reinó 21 años; Lipit-Enlil, el hijo de Bur-Sin, reinó 5 años; Erraimitti reinó 8 años; Enlilbani reinó 24 años; Zambia reinó 3 años; Iterpisha reinó 4 años; Urdukuga reinó 4 años; Sinmagir reinó 11 años. (Total) catorce reyes reinaron 203 años”.

Tomado de Kramer, The Sumerians, 1963, pp. 328-331.
Traductor: Perla Fuscaldo


Fuente Mesopotámica Nº 2: Gilgamesh y Agga.

Los mensajeros de Agga, el hijo de Enmeberaggesi,
Marcharon desde Kish (para ver) a Gilgamesh en Uruk,
El señor Gilgamesh, ante los ancianos de su ciudad
Planteó el asunto al conocer su respuesta:

“Para completar los pozos de agua, para completar todos los pozos de agua,
para completar los pozos de agua, los pequeños estanques de la tierra,
para excavar los pozos de agua, para completar las cuerdas (que sostienen la vasija)
no nos rindamos a la casa de Kish, golpeémosla con las armas”.

La asamblea de los ancianos de su ciudad
Contestó a Gilgamesh:
“Para completar los pozos de agua, para completar todos los pozos de agua
para completar los pozos de agua, los pequeños estanques de la tierra,
para excavar los pozos de agua, para completar las cuerdas (que sostienen la vasija)
rindámonos a la casa de Kish, no la golpeemos con las armas”.

Gilgamesh, el señor de Kullab,
Que realizó hazañas heroicas para Inanna,
No tuvo en cuenta la palabra de los ancianos de su ciudad.

Por segunda vez, Gilgamesh, el señor de Kullab,
Delante de los ‘hombres’ de su ciudad, planteó el asunto para conocer su respuesta:
“Para completar los pozos de agua, para completar todos los pozos de agua, los pequeños estanques de la tierra,
para excavar los pozos de agua, para completar las cuerdas (que sostienen la vasija),
no nos rindamos a la casa de Kish, golpeémosla con las armas”.

La asamblea de ‘los hombres’ de su ciudad contestó a Gilgamesh:
“Los que están de pie, los que están sentados,
los que están con los hijos del rey,
los que presionan el muslo del asno,
los que sostienen su espíritu (de la ciudad)!
No nos rindamos a la casa de Kish, golpeémosla con las armas”.
Uruk, obra de los Dioses,
Ianna, la casa que desciende desde el cielo,
Son los grandes dioses quienes han moldeado sus partes,
Sus grandes murallas tocan las nubes,
Su morada excelsa, establecida por An(u),
Tú (la) has cuidado –tú, rey y héroe,
conquistador, príncipe amado de An(u)-.

¿Cómo temerías su llegada?
Aquel ejército es pequeño, su retaguardia tiembla,
Sus hombres no llevan alta su frente”.

Entonces Gilgamesh, el señor de Kullab,
Las palabras de los ‘hombres’ de su ciudad regocijaron su corazón, su espíritu se iluminó,
Dice a su servidor Enkidu:
“Ahora, entonces, deja a un lado la herramienta (de la paz) por la violencia del combate,
que las armas de guerra retornen a tu lado,
que produzcan temor y terror.
Cuando él (el rey de Kish) venga, el gran temor (que inspiro) caerá sobre él,
Su juicio se confundirá, su plan se abandonará”.

Los días no fueron cinco, los días no fueron diez,
Agga, el hijo de Enmebaraggesi sitió Uruk,
Uruk, su juicio se confundió.

Gilgamesh, el señor de Kullab,
Dice a sus héroes:
“Mis héroes con rostros oscurecidos,
el que tenga corazón que se levante, que vaya hacia Agga”.

Birburturre, el jefe, a su rey,
A su rey, profiere alabanza:
“Iré junto a Agga,
su juicio se confundirá y abandonará su plan”.

Birburturre salió por la puerta de la ciudad,
Cuando Birburturre hubo salido por la puerta de la ciudad,
Lo capturaron en las puertas de la entrada de la ciudad,
Birburturre, aplastaron su cuerpo y lo llevaron a Agga,
Agga le habló, y aún no había terminado sus palabras.

Cuando Zabardibunuga trepó el muro.
Agga lo vio,
Dice a Birburturre:
“Esclavo, ¿es aquel tu rey?”

“Aquel hombre no es mi rey,....”
......................................................................................

Agga, el rey de Kish, no refrenó a sus tropas,
Ellos lo golpearon, lo golpearon repetidamente,
Birburturre, aplastaron su cuerpo.

Siguiendo a Zabardibunugga, Gilgamesh trepó el muro,
Terror cayó sobre el joven y el viejo de Kullab,
Las puertas de la entrada de la ciudad, ellos apostaron en sus accesos
Enkidu salió por la puerta de la ciudad,
Gilgamesh escudriñó por encima del muro,
Agga lo vio:
“Esclavo, ¿es aquel hombre tu rey?”
“Aquel hombre es en verdad mi rey”.


No bien hubo dicho esto,
La multitud se levantó, la multitud se marchó,
La multitud rodó en el polvo,
Los extranjeros, gran cantidad de ellos, cayeron arrollados,
Los nativos mordieron el polvo,
La proa de las chalupas fue cortada
Agga, el rey de Kish, fue capturado entre sus tropas.

Gilgamesh, señor de Kullab,
Dice a Agga:
“Agga, mi lugarteniente, Agga, mi capitán,
Agga, mi general del ejército,
Agga, has llenado con grano el pájaro que huye,
Agga, me has dado aliento, me has dado vida,
Agga, has llevado al fugitivo a tu regazo”.

Uruk, obra del dios,
Las grandes murallas que tocan el cielo.
La morada excelsa establecida por An(u),
Tú has cuidado, tú rey y héroe
Conquistador, príncipe amado de An(u),
(Gilgamesh) liberó a Agga para Kish,
delante de Utu, ha retornado para ti el favor de los días pasados,
Gilgamesh, señor de Kullab,
Tu alabanza es buena.

Tomado de Kramer, The Sumerians, 1963, pp. 187-190.
Traducción y Selección: Perla Fuscaldo y Ana Fund Patrón


Fuente Mesopotámica Nº 3: Carta de Itur-Asdu A Zimrilim de Mari

Itur-Ashdu, emisario de Zimrilim, rey de Mari, se encuentra entre las tribus semi-nómades de la región del Éufrates. En una carta informa a su señor que ha transmitido a los jeques locales una invitación hecha por Zimrilim, con el objeto de llevar a cabo un sacrificio a la diosa Ishtar. Una vez congregados en Sharmanekh, Itur-Ashdu les comunica lo siguiente:

“No hay rey que sea poderoso por sí mismo. Diez o quince reyes siguen a Hammurabi, el hombre de Babilonia; un número similar sigue a Rim-Sin de Larsa; otro tanto a Ibalpiel de Eshnunna y también a Amutpiel de Qatana. Y veinte reyes siguen a Yarimlim de Yamkhad”.


Tomado de Gadd, C. J., Hammurabi and the end of his Dynasty, en
The Cambridge Ancient History, 2ª ed., Vol. II;
Cáp. V (edición en fascículos, pág. 8-9), 1965.
Traductor: Perla Fuscaldo


Fuente Mesopotámica Nº 4: Inscripción de Ciro.


(una línea destruida)
“... /re/giones (del mundo)... un ser débil ha sido colocado como el enu de su país; / las buenas imágenes de los dioses arrancó de sus tronos, imitaciones ordenó colocar sobre ellos. Una réplica del templo Esagila ha..., rituales inapropiados para Ur y a las otras ciudades sagradas..., diariamente hizo divulgar/ plegarias incorrectas/. (Además) interrumpió de un modo perverso las ofrendas regulares, hizo..., estableció dentro de las ciudades sagradas. El culto de Marduk, el rey de los dioses /transformó en abominación; diariamente acostumbraba hacer el mal contra su ciudad (la de Marduk)... /Atormentó/ a sus /habitantes/ con corveas (literalmente: un yugo) sin descanso, los arruinó a todos ellos.

Por sus agravios el señor de los dioses se enojó terriblemente y /se marchó/ de su región; (también) los (otros) dioses que vivían entre ellos dejaron sus moradas, enojados porque él (los) había traído a Babilonia. (Pero) Marduk /que cuidaba de/..., por el hecho que los santuarios de todos sus poblados estaban en ruinas y los habitantes de Súmer y Akkad habían llegado a ser como muertos (en vida), les devolvió (su protección), /apaciguó/ /su/ /ira/ y tuvo compasión (de ellos). Escudriñó y miró (a través) de todos los países, buscando un gobernante justo dispuesto a conducirlo (a Marduk) (en la procesión anual). (Luego) pronunció el nombre de Ciro, rey de Anshan; proclamó (literalmente: pronunció su nombre) que fuera el gobernante de todo el mundo. Hizo inclinar a sus pies (de Ciro), en sumisión, al país de los Guti y todas las hordas de los Manda. Y él (Ciro) también se esforzó para tratar con justicia los cabezas negras, a quienes él (Marduk) le ha hecho conquistar. Marduk, el gran señor, un protector de su pueblo, contempló con placer sus buenos actos y su recto pensamiento (de Ciro) (Y por esto) le ordenó marchar contra su ciudad, Babilonia. Lo hizo equipar en el camino a Babilonia yendo a su lado como un amigo verdadero. Sus diseminadas tropas –cuyo número; como el agua de un río, no podría ser establecido- vagaban adelante, arrojando sus armas. Sin batalla alguna, lo hizo entrar a su ciudad, Babilonia, evitando a Babilonia cualquier calamidad. Entregó a sus manos (de Ciro) a Nabunaid, el rey que no lo adoró (a Marduk). Todos los habitantes de Babilonia así como los de todo el país de Súmer y Akkad, príncipes y gobernadores (inclusive), se inclinaron ante él (Ciro) y besaron sus pies, regocijados porque él (había recibido) la realeza, y con rostros deslumbrantes. Los saludaron alegremente como a un amo por cuya ayuda había vuelto nuevamente a la vida (y) habían sido eximidos de daños y desastre; adoraron su (propio) nombre.

Yo soy Ciro, rey del mundo, gran rey, legítimo rey, rey de Babilonia, rey de Súmer y Akkad, rey de las cuatro regiones (de la tierra), hijo de Cambises, gran rey, rey de Anshan, nieto de Ciro, gran rey, rey de Anshan, descendiente de Teispes, gran rey, rey de Anshan, de una familia (que) siempre (ejerció) la realeza; cuya autoridad Bel y Nebo quieren, a quien necesitan como rey para satisfacción de sus corazones.

Cuando entré a Babilonia como un amigo y establecí el asiento del gobierno en el palacio del gobernante, con júbilo y regocijo, Marduk, el gran señor, /indujo/ a los magnánimos habitantes de Babilonia /a quererme/ y yo me esforcé diariamente por adorarlo. Mis numerosas tropas anduvieron pacíficamente en torno a Babilonia; no permití a nadie aterrorizar (lugar alguno) del /país de Súmer/ y Akkad; me esforcé por mantener la paz en Babilonia y en todas sus (otras) ciudades sagradas. En cuanto a los habitantes de Babilonia, /quienes/ contra la voluntad de los dioses /habían/ fueron..., abolí las corveas que contrariaban su posición (social); traje alivio a sus arruinadas moradas, poniendo fin así a sus (principales) quejas. Marduk, el gran señor, estuvo complacido por mis actos y envió bendiciones propicias para mí, Ciro el rey que lo adora, para Cambises, mi hijo el vástago de mi carne, así como para todas mis tropas y todos nosotros /alabamos/ con gozo su gran /divinidad/ de pie ante él en paz.
Ídem, Fuente Mesopotámica Nº 3.
Traductor: Bernardo Gandulla


Fuente Mesopotámica Nº 5: El Código de Hammurabi
Prólogo
I
“Cuando el altísimo Anun
, rey de los Anunnaki ,
(y) Enlil , señor del cielo y de la tierra,
el que determina los destinos del país,
estableció para Marduk , el primogénito de Enki ,
las funciones de Enlil sobre toda la humanidad,
lo hizo grande entre los Igigi,
llamó a Babilonia por su nombre ilustre,
la hizo suprema en el mundo,
estableció para él en su centro una realeza duradera,
cuyos fundamentos son tan firmes como el cielo y la tierra.
En ese entonces Anum y Enlil me nombraron para promover
El bienestar del pueblo,
A mí, Hammurabi, príncipe devoto, temeroso de dios,
Para hacer que prevalezca la justicia en el país,
Para destruir a los malvados y al débil,
Para que el fuerte oprima al débil,
Para levantarse como el sol sobre las cabezas negras
Y alumbrar al país.
Hammurabi, el pastor, llamado por Enlil,
Soy yo,
El que hace aumentar la riqueza y la abundancia,
El que provee abundantemente toda clase de cosas para Nippur-Duranki ;
El devoto patrón de Ekur;
El rey eficiente que restableció a Eridu en su lugar”.
V
“la antigua simiente de la realeza, el poderoso rey, el sol de Babilonia,
que hace salir la luz sobre las tierras de Súmer y Akkad;
el rey que ha sometido los cuatro barrios del mundo;
el favorito de Inanna soy yo.
Cuando Marduk delegó en mí guiar al pueblo rectamente,
Dirigir el país,
Establecí la ley y la justicia en la lengua del país,
Promoviendo con ello el bienestar del pueblo.
En ese entonces (decreté):”

Las Leyes

Art. 257 : “Si un ciudadano (awilum) ha tomado en alquiler un agricultor, ha de darle ocho gur de grano por año”.
Art. 261: “Si un ciudadano (awilum) ha tomado en alquiler un pastor para cuidar ganado u oveja, le dará ocho gur de grano por año”.
Art. 263: “Si un ciudadano (awilum) ha tomado en alquiler un peón, desde el comienzo del año hasta el quinto mes (le) dará seis gramos de plata por día, desde el sexto mes hasta el fin del año dará cinco gramos de plata por día”.
Art. 42: “Si un ciudadano (awlilum) ha tomado dinero de un comerciante y dado al comerciante un campo preparado para el grano o sésamo y le ha dicho: ‘cultiva el campo y cosecha y llévate el grano o sésamo que ha producido’, si el tenedor (cultivador) ha producido grano o sésamo en ese campo, al tiempo de la cosecha el propietario del campo tomará el grano o el sésamo que se haya producido en el campo y dará al comerciante dinero, el que ha recibido del comerciante, el interés y además el costo del cultivo”.
Art. 66: “Si un ciudadano (awilum) ha tomado dinero de un comerciante y el comerciante ha exigido el pago y él no tiene ninguna otra cosa para dar, (si) le ha dado su plantación después de la fecundación (polinización) y le ha dicho: ‘toma y guarda por tu dinero tantos dátiles cuantos se produzcan en la plantación’, ese comerciante no lo puede aceptar. Es el propietario de la plantación el que tomará los dátiles que produzca la plantación y pagará al comerciante el dinero y el interés conforme su tablilla. Y es el propietario de la plantación que tomará el excedente de dátiles que produzca la plantación”.
Art. 45: “Si un ciudadano (awilum) ha dado su campo por renta a un cultivador y recibe después la renta de su campo, si Adad inunda luego el campo o si la inundación se lo lleva, la pérdida es para el cultivador”.
Art. 46: “Si no ha recibido la renta de su campo, sea porque ha dado el campo por la mitad o un tercio de la cosecha, el cultivador y el propietario del campo se dividirán el grano que ha producido el campo en la proporción convenida”.
Art. 48: “Si un ciudadano (awilum) incurre en una deuda y Adad inunda su campo o la inundación se lleva el campo o si no se ha producido grano en el campo por falta de agua, en ese año no dará grano alguno a su acreedor, borrará su tablilla y no pagará interés por ese año”.
Art. 50: “Si hubiere dado un campo cultivado (de grano) o un campo de sésamo, es el propietario del campo que tomará el grano o el sésamo que produzca y pagará el dinero y sus intereses al comerciante”.
Art. 196: “Si un hombre libre (awilum) cegare el ojo de un hombre libre, se cegará su ojo”.
Art. 197: “Si rompe el miembro (hueso) de un hombre libre, se le romperá su miembro (hueso)”.
Art. 198: “Si echare a perder el ojo de un mushkenum o rompiere el miembro (hueso) de un mushkenum, pagará una mina de plata”.
Art. 199: “Si echare a perder el ojo del esclavo de un hombre libre, pagará la mitad de su precio”.
Art. 200: “Si un hombre libre (awilum) hiciere saltar el diente de un hombre (libre) de igual rango, le harán saltar un diente”.
Art. 201: “Si hiciere saltar el diente de un mushkenum pagará media mina de plata”.
Art. 202: “Si un hombre libre (awilum) hiriere la mejilla de un hombre (libre) superior a él en rango, será azotado con sesenta azotes en la asamblea, con un látigo de cuero de buey”.
Art. 203: “Si hiriere la mejilla de un hombre libre de igual rango, pagará una mina de plata”.
Art. 204: “Si un mushkenum hiriere la mejilla de un mushkenum, pagará diez siclos de plata ”.
Art. 205: “Si el esclavo de un hombre (libre) hiriere la mejilla de un hombre libre, se le cortará la oreja”.
Art. 206: “Si un hombre libre golpeare a un hombre libre en una riña y le causare una herida, ese hombre puede jurar diciendo: ‘En verdad no (le) he golpeado a sabiendas’, y pagará la cuenta del médico”.
Art. 207: “Si muriere del golpe, puede jurar del mismo modo; si (la víctima) es un hombre libre pagará media mina de plata”.
Art. 208: “Si es un mushkenum, pagará un tercio de mina de plata”.
Art. 209: “Si un hombre libre hiriere a la hija de un hombre libre y con ello la hiciere abortar, pagará diez siclos de plata por el aborto”.
Art. 210: “Si esa mujer muriere, la hija del causante de la muerte sufrirá pena de muerte”.
Art. 215: “Si el cirujano hubiere hecho una profunda incisión en el cuerpo de un hombre libre con un bisturí de bronce y salvare la vida del hombre o si hubiere abierto un abceso en el ojo de hombre libre con un bisturí de bronce y salvare su ojo, tomará diez siclos de plata”.
Art. 216: “Si se tratare de un mushkenum, tomará cinco siclos de plata”.
Art. 217: “Si el paciente fuere el esclavo de un hombre libre, el dueño del esclavo dará al cirujano dos siclos de plata”.
Art. 128: “Si un hombre libre ha tomado una mujer en matrimonio, pero no ha redactado un contrato con ella, esa mujer no es casada”.
Art. 138: “Si un hombre libre deseare divorciarse de su primera mujer que no le ha dado hijos, le dará su dinero hasta el valor de su tirhatu y le devolverá su dote (shariktu), la que ha traído de su casa paterna y (así) la divorciará”.
Art. 139: “Si no hubo tirhatu, le dará una mina de plata por el divorcio”.
Art. 140: “Si se tratare de un mushkenum, dará a la mujer un tercio de mina de plata”.
Art. 141: “Si una mujer casada (asaat awilum) con un hombre libre, que vive en la casa del hombre libre, se pusiere y se comportase tontamente derrochando su casa y humillando a su marido, se le probará su culpa y su marido decidiera entonces que la quiere divorciar, podrá divorciarla; nada se le dará como dinero de divorcio en su viaje . Si su marido declarase que no la quiere divorciar, podrá tomar otra mujer: esta mujer (no divorciada) vivirá en la casa de su marido como esclava”.
Art. 142: “Si una mujer hubiere odiado a su marido y declarado: ‘Tú no me poseerás’, los hechos de su caso serán determinados en su distrito y, si se hubiese mantenido casta y no tuviere culpa, su marido (en cambio) resultase inclinado a salir y la hubiese humillado así mucho, esa mujer no sufrirá castigo. Puede tomar su dote e irse a la casa de su padre”.
Art. 148: “Si un hombre hubiere tomado mujer y ella hubiere contraído una enfermedad incurable y él decidiere tomar otra mujer, podrá hacerlo. No divorciará la mujer que contrajo la enfermedad incurable. Ella morará en la casa que él ha hacho y (él) continuará manteniéndola mientras ella viva”.
Art. 149: “Si esa mujer no consiente en morar en la casa de su marido, él devolverá su dote, la que trajo de la casa de su padre y se irá”.
Art. 144: “Si un hombre libre hubiere tomado en matrimonio una sacerdotisa (paditum) y esa sacerdotisa hubiere dado una esclava a su marido y ella hubiere traído hijos al mundo, se ese hombre decidiera tomar una ‘hermana’ (shugetu), no se le permitirá hacerlo. No tomará una ‘hermana’.”
Art. 155: “Si el hombre hubiere tomado una sacerdotisa (paditum) y ella no hubiere proveído de hijos y él se propusiera tomar una ‘hermana’, ese hombre podrá tomar una ‘hermana’ e introducirla en su casa. Esa ‘hermana’ no se hará la igual de la sacerdotisa”.
Art. 146: “Si un hombre libre hubiere tomado una sacerdotisa (paditum) y ella le hubiere dado una esclava y la esclava le hubiere dado hijos, si después la esclava intentare hacerse igual a su dueña porque ha tenido hijos, su dueña no la venderá. Podrá ponerle la marca de la esclavitud y podrá contarla entre sus esclavos”.
Art. 147: “Si no hubiere tenido hijos, su dueño podrá venderla”.
Art. 137: “Si un hombre se propusiese divorciar a una ‘hermana’ que le ha dado hijos o a una sacerdotisa que le ha proveído de hijos, se le hará volver (devolver) a ella su dote y se le dará una media porción de la plantación y de los bienes muebles y criará sus hijos con ellos; después que ella haya criado sus hijos, se le dará la parte de la herencia de un hijo heredero en todo lo que le ha sido dado por sus hijos, y podrá casarse conforme a su corazón”.

Epílogo
(Reverso XXIV)
“Las leyes de justicia que Hammurabi, el rey eficiente, estableció, y con las que ha asegurado al país un gobierno recto y una buena administración.

Yo, Hammurabi, el rey perfecto,
No fui descuidado (ni) negligente con las cabezas negras
Que Enlil me ha dado,
(y) cuyo cuidado Marduk me ha encomendado;
procuré regiones pacíficas para ellos;
vencí penosas dificultades;
hice que la luz se levantara sobre ellos.
Con el arma poderosa que Zababa e Inanna me confiaron,
Con la sabiduría que Enki me adjudicó,
Con la habilidad que Marduk me dio,
Extirpé al enemigo, arriba y abajo;
Puse fin a la guerra,
Promoví el bienestar del país;
Hice reposar a los pueblos en moradas pacíficas;
No les permití que hubiera quien los aterrorizara.
Los grandes dioses me llamaron
Y así me convertí en el benéfico pastor cuyo cetro es justo,
Mi sombra benigna está extendida sobre mi ciudad.
En mi pecho llevé a los pueblos del país de Súmer y Akkad,
Ellos prosperaron bajo mi protección;
Siempre los goberné en paz;
Los abrigué en mi sabiduría.
Para que el fuerte no oprima al débil,
Para que se haga justicia al huérfano y a la viuda,
En Babilonia, la ciudad cuya cabeza Anum y Enlil exaltaron,
En Ésagila, el templo cuyos fundamentos permanecen firmes,
Como el cielo y la tierra,
Consigné mis preciosas palabras en mi estela.
Si este hombre escuchó mis palabras que he consignado en mi estela,
Y no ha rescindido mi ley,
No ha torcido mis palabras,
No ha alterado mis estatutos,
Que Shamash haga reinar a ese hombre
Tanto tiempo como yo,
El rey de justicia;
¡Que sea el pastor de su pueblo en justicia!
Si ese hombre no ha escuchado mis palabras que he consignado en mi estela,
Y ha desairado mis maldiciones,
Y no ha temido las maldiciones de los dioses,
Sino que ha abolido la ley que he puesto en vigor,
Ha torcido mis palabras, ha alterado mis estatutos,
Borrado mi nombre inscripto (allí),
Y ha escrito su propio nombre
O ha encargado a otro (de hacerlo) por razón de estas maldiciones,
Ese hombre sea rey o señor
O gobernador o persona de cualquier rango,
Que el poderoso Anum, el padre de los dioses,
Que proclamó mi reino,
Que lo prive de la gloria de soberanía,
Que rompa su cetro,
¡que maldiga su muerte!”


Traducido de Pritchard, ed., Ancient Near Eastern Texts
relating to The Old Testament, 2ª ed. 1955.
Traductor: Ana María Fund Patrón


Fuente Mesopotámica Nº 6: Cilindro de Ciro.
(Conquista de Babilonia - 539)

p. 244

“(...) Marduk examinó y miró a través de todos los países, buscando un gobernante dispuesto a llevarle en la procesión anual. Entonces pronunció el nombre de Ciro, rey de Anisan, declaróle para que fuese gobernante de todo el mundo. Hizo que el país de Guti y todas las hordas manda se inclinaran en sumisión a sus pies. Y él, Ciro, siempre se esforzó por tratar según la justicia a los cabezas negras, a quines él (Marduk) le ha hecho conquistar. Marduk, el gran señor, un protector de su pueblo (adoradores), observó con placer sus buenas obras (las de Ciro) y su espíritu recto y le hizo marchar contra la ciudad de Babilonia. (...) Yendo a su lado como verdadero amigo, sus tropas anduvieron sin utilizar armas. Sin dar una batalla le hizo entrar en la ciudad de Babilonia evitando toda calamidad. Puso en sus manos (las de Ciro) a Nabonid, el rey que no le veneraba (a Marduk). Todos los habitantes de Babilonia, así como todo el país de Súmer y Akkad, príncipes y gobernadores se inclinaron ante Ciro. (...)

p. 245

Cuando entré en Babilonia como amigo y cuando establecí la sede del gobierno en el palacio del gobernante, en medio de júbilo y regocijo, Marduk, el gran señor, indujo a los magnánimos habitantes de Babilonia a amarme y procuré a diario reverenciarle. Mis numerosas tropas anduvieron por Babilonia en paz. (...) Marduk, el gran señor, se alegró de mis obras y envió bendiciones amistosas a mí mismo (...) Devolví a estas ciudades sagradas, del otro lado del Tigris, cuyos santuarios habían sido ruinas largo tiempo, las imágenes que solían vivir en ellas y establecí para ellas santuarios permanentes.

p. 246

(...) Y les devolví sus solares. Además, restablecí por orden de Marduk, el gran señor, todos los dioses de Súmer y Akkad que Nabonid había traído a Babilonia. (...) Quieran los dioses quienes he reinstaurado en sus ciudades sagradas pedir diariamente larga vida para mí, y quieran encomendarme a Marduk, mi señor”.

Tomado de Pritchard, J., La Sabiduría del Antiguo Oriente,
Antología de textos e ilustraciones,
Barcelona, Garriga, 1966.


Fuente Mesopotámica Nº 7: Yasna 12-El credo.

“Reniego de los daeva. Me declaro adorador de Mazda, fiel de Zoroastro, enemigo de los daeva, dedicado a la doctrina de Ahura, ensalzador de los Ameshaspenta, devoto de los Ameshaspenta. Al buen Ahura, rico en tesoros, dedico todo bien y toda cosa mejor, a él venerado, espléndido, majestuoso, a quien pertenece el novillo... La santa y buena Armatay me elijo, que sea mía; reniego del huerto y de la rapiña de las bestias, del daño y de la devastación de las comunidades mazdeístas. Libre movimiento y libertad de habitar seguro a los gobernantes que están sobre esta tierra con las bestias... Desde ahora en adelante no me haré (más) culpable de saqueo o devastación en daño de las comunidades mazdeístas, ni de insidia a las personas y vidas. Me desdigo del trato con los daeva, miserables, perniciosos, sin leyes, autores del mal, los más mentirosos entre los seres, los más dañinos; con los daeva y los secuaces de los daeva, con los malhechores y los secuaces de los malhechores, con aquellos que acarrean daño a cualquiera de los seres, reniego de la comunidad en pensamiento, en palabras, en obras, en manifestaciones. Reniego de la sociedad con cualquiera que sea adversario infiel. Así como Ahura Mazda instruyó a Zoroastro en todos los coloquios, en todos los encuentros en los que Mazda y Zoroastro conversaron juntos, así como Zoroastro renegó de la comunidad con los daeva... así también yo, adorador de Mazda, fiel de Zoroastro, reniego de la comunidad con los daeva como lo negó el fiel Zoroastro.
Aquella que fue la fe del agua, la fe de las plantas, la fe del benéfico novillo, la fe de Ahura Mazda que creó el novillo y el hombre fiel, aquella que fue la fe de Zoroastro y del señor Vistaspa y de los dos Frasaostra y Gamaspa, aquella que fue la fe de cada uno de los píos salvadores (Saosyant) sujetos al deber: según esta fe, quiero prestar mi declaración de fe. Hago voto de pensamiento bien pensado, hago voto de palabra bien hablada, hago voto de acción bien cumplida, declaro profesar la fe mazdea”.

(*) Profesor en Historia (ISJVG). Jefe del departamento Investigación Histórica del Instituto Superior Dr. Arturo Jauretche. Autor de Marxistas Latinoamericanos y Los Malditos. Hombres y mujeres excluidos de la historia Oficial de los Argentinos. Titular de las cátedras Investigación Histórica II y Epistemología de la Historia y de las Ciencias Sociales en el Instituto Superior Dr. Arturo Jauretche. Conferencista.

.
NOTAS
(1) Es el dios del cielo, jefe del panteón, adorado especialmente en el templo de Enana, en Uruk, junto con Inanna.

(2) Los Anunnaki son dioses menores al servicio de Anum, y los Igigi están al servicio de Enlil.

(3) Dios de la tempestad, adorado especialmente en el templo de Ekur, en Nippur.

(4) Marduk es hijo de Enki y esposo de Sarpanit. Es el dios de Babilonia con las funciones de Enlil que le habían sido delegadas. Su templo era Esagila, en Babilonia.

(5) Señor de la tierra y de las masas de agua vivificantes, que brotan de arroyos y fuentes. Aparece como padre de Marduk adorado especialmente en el templo de Eabzu, en Eridu.

(6) Expresión del súmero tardío para hombres en general.

(7) Duranki, “unión del cielo y la tierra”, era el nombre tradicional de Nippur, centro del culto de Enlil.

(8) El orden de los artículos se ha hecho aquí según su contenido.

(9) “pago en especie”.

(10) Literalmente “pesará”.

(11) Seis veces menos que una mina de plata.

(12) Literalmente “la mujer elegida”.

(13) O bien, como dinero de viaje o dinero de divorcio.

SI UTILIZA ESTE TRABAJO POR FAVOR CITE
www.institutojauretche.edu.ar
Bs.As. - Argentina
Instituto superior Dr. Arturo Jauretche | Arenales 940 | P. San Martín | Merlo - 1722 - B.A. | Tel. 0220-4805594